Una cueva en Cantabria para entrenar astronautas de Marte

El Parque Científico y Tecnológico de Santander acoge a la empresa Astroland, que organiza misiones para estudiar y mejorar las rutinas de trabajo de los humanos en una simulada misión al planeta rojo.

 

El 16 de julio de 1969, la tripulación del Apolo 11 partió rumbo a la Luna. El pasado 16 de julio de 2019 se conmemoró medio siglo de esa inolvidable proeza humana y, además, partió la primera tripulación de la Agencia Interplanetaria Astroland en una misión hacia Marte.

En la sede de la empresa emergente Astroland, ubicada en Santander, dentro del Parque Científico y Tecnológico de Cantabria, celebramos junto con el presidente cántabro el aniversario de la salida real de los primeros astronautas hacia la Luna y la salida simulada de los primeros Astrolanders –astronautas entrenados en Astroland– hacia su Marte particular.

Esta primera misión desde España a Marte fue el resultado de un arduo trabajo de dos jóvenes hermanos cántabros que iniciaron Astroland como un sueño de infancia. Desde niños, David y Mario siempre pensaron en viajes espaciales y en cómo utilizar Santander a modo de trampolín desde la Tierra hasta Marte. Un par de años atrás, con el apoyo de otros amigos y el esfuerzo de toda una vida, crearon formalmente Astroland en unas instalaciones del Parque Científico y Tecnológico de Cantabria, donde incluso abrieron un pequeño museo para que los niños y jóvenes aprendan acerca de Marte y del espacio.

El museo de Astroland tiene una sección sobre la evolución del universo desde sus inicios, es decir desde hace más de 13 000 millones de años y también muestra una sección especial donde se puede ver la evolución de la vida en nuestro planeta desde los primeros organismos unicelulares. Allí se exhibe la transición de la vida desde el agua hasta la tierra firme; la aparición de grandes animales, como los dinosaurios; el desarrollo de los mamíferos; y el surgimiento de los humanos y nuestra posible evolución, tanto aquí como en otros planetas. El museo, además, cuenta con una réplica de la cápsula espacial del Apolo y varios robots para despertar la imaginación de los visitantes.

A principios de 2019 se anunció la búsqueda de candidatos para el entrenamiento de la primera misión de astrolanders. El entrenamiento virtual, impartido por profesores especializados en diferentes áreas de una misión espacial verdadera, duró tres meses. Varios de los entrenadores tienen experiencia en misiones espaciales de la NASA o de la Agencia Espacial Europea (ESA), como el doctor Gabriel G. De la Torre, especialista en factores humanos y clínica neuropsicológica, actualmente en la Universidad de Cádiz; y el ingeniero aeronáutico y astrofísico Íñigo Muñoz Elorza, quien ha sido instructor de astronautas de la ESA en Alemania.

El primer equipo de astrolanders estuvo formado por cinco personas –tres hombres y dos mujeres–, de cuatro países diferentes–Alemania, España, Polonia y Venezuela– y con cinco carreras distintas –Recursos Humanos, Matemáticas, Informática, Ingeniería y Telecomunicaciones–. Éramos un equipo multidisciplinar; y seguimos un riguroso entrenamiento virtual durante seis meses antes de reunirnos físicamente en Santander.

Todas las comunicaciones con cualquier persona del equipo eran en inglés, el idioma común de la misión y de los participantes. Teníamos clases por internet con los diferentes expertos para cubrir todas las áreas de una verdadera misión espacial, desde la salida hasta el regreso, desde la comida hasta la psicología, desde el trabajo hasta el entretenimiento.

Astroland consta de cinco partes. En primer lugar, tiene el Centro de Mando y Control, donde se monitorizan todas las actividades que llevan a cabo los tripulantes. Para hacer la experiencia aún más similar a la realidad, las transmisiones cuentan con un retraso de 8 minutos, exactamente el mismo que tendrían si los mensajes fuesen de Marte a la Tierra.

En segundo lugar, está el pabellón de “Origen y destino”, donde se lleva a cabo una labor divulgativa de lo que se hace en Astroland. Allí, se llevan a cabo diversos estudios científicos, tanto con aplicaciones terrestres como de cara a la futura colonización de Marte. A continuación, hay un laboratorio científico y de coworking. Allí, se llevan a cabo diversos estudios científicos, tanto con aplicaciones terrestres como de cara a la futura colonización de Marte.

En un cuarto lugar se encuentra el pabellón de “Humanidad aumentada”, un área de pensamiento y estudio sociológico acerca de cómo será esa futura humanidad que podrá soñar con colonizar otros planetas. Y, por último, está la cueva de Arredondo, donde se simula cómo serán los asentamientos en Marte. Aquí los tripulantes viven la experiencia completa de los astronautas.

Cuando se inicie la búsqueda de personas para viajar a Marte se revisarán las listas de astronautas análogos. Estos son aquellos que han recibido entrenamiento en alguno de los análogos terrestres que hay distribuidos por todo el planeta. Muchos de los que han pasado por Astroland ya se han inscrito en esta lista, con la esperanza de viajar en algún momento al planeta rojo.

Referencia:

Hypertextual.  2022,  La cueva cántabra para entrenar a los astronautas de Marte ya tiene sus primeros resultados. (Press Release)

 

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo