Un análisis de la red mundial de residuos revela dónde se acumulan los más peligrosos

Investigadores del instituto IFISC han identificado 28 países que corren un alto riesgo de congestión de residuos, con el consiguiente riesgo para la salud y el medio ambiente.

 

La investigación ha sido liderada por el Instituto de Física Interdisciplinar y Sistemas Complejos IFISC (CSIC-UIB) de Palma de Mallorca, la cual ha descrito la world-wide waste web (red mundial de residuos) como un conjunto de redes globales de intercambio entre países que importan y exportan basura.

El estudio de Nature Communications ha puesto en manifiesto que cada año se producen más de 7.000 millones de toneladas de residuos. Incluidos entre 300 y 500 millones de toneladas de desechos peligrosos: explosivos, inflamables, tóxicos, corrosivos y de riesgo biológico. El transporte de la basura fuera de su lugar de origen para ser procesada ha creado una red mundial de restos.

Entre ellos se encuentran México, India y Uzbekistán, que importan grandes volúmenes de los considerados peligrosos. China, Mozambique, Senegal y Afganistán son los que presentan mayor contaminación química producida por las basuras mientras que Ucrania, Bosnia, Bélgica y Bulgaria se encuentran en riesgo medio.

España está en la zona de seguridad, al igual que la mayoría de los países europeos, ya que sus capacidades de infraestructura y trayectoria medioambiental hacen que el flujo de residuos que entra y sale de ellos no represente un alto riesgo de impacto medioambiental.

El primer autor de la investigación del IFISCE, Ernesto Estrada, ha señalado que eso no significa que no se pueda pasar al alto riesgo si las importaciones de residuos se incrementan más allá de sus capacidades de procesamiento.

Para realizar la investigación, los autores definieron una red distinta para cada uno de los tipos de desechos analizados utilizando la base de datos Basel Convention on the Control of Transboundary Movement of Hazardous Wastes and their Disposal (BaC) y la cotejaron con la capacidad individual de cada país para gestionarlos durante los años analizados.

La capacidad de procesar los residuos no es igual para todos los países, y muchos de ellos corren el riesgo de congestionarse, es decir, importar más cantidad de desechos de la que son capaces de gestionar sin comprometer el medio ambiente.

Para cuantificar esto, los investigadores utilizaron el Enviromental Performance Index (EPI), una clasificación que indica qué países están abordando mejor los retos medioambientales a los que se enfrenta cada nación y que proporciona información sobre capacidad de gestionar distintos tipos de residuos.

Este índice, junto a la estructura de la world-wide waste web, permite identificar aquellos países con un alto riesgo de congestionarse rápidamente si su EPI no se corresponde con la cantidad de residuos peligrosos que importan. De los 57 países que están en esa situación de alto riesgo, 29 de ellos están en África, 16 en Asia, 5 en América, 4 en Europa y 3 en Oceanía.

La world-wide waste web es una “red direccional y ponderada", es decir, los residuos viajan de un país A a un país B, pero no necesariamente al revés ni en la misma cantidad que de A a C, ha explicado Estrada.

Esta característica queda patente en la gran asimetría que existe a la hora de importar y exportar residuos peligrosos entre países desarrollados y en vías de desarrollo, donde los primeros exportan a los menos desarrollados más de lo que importan de ellos.

El estudio afirma que la densidad de conexiones ha disminuido entre 2001 y 2019. Además, se observa que muchos países se están convirtiendo en importadores de residuos, exclusivamente, como sería el caso de México, o en exportadores, como sería el de China.

 

Congestión de residuos
Congestión de residuos

Desde una perspectiva económica, el comercio de residuos puede ofrecer beneficios a ambos tipos de países. Los países desarrollados se beneficiarían de costes de eliminación más baratos y los países en desarrollo obtendrían acceso a materias primas baratas reciclando desechos, disparando la producción y el empleo.

Esta sería una situación en la que todos saldrían ganando si no fuera porque muchas de las naciones importadoras son países muy endeudados con muy malos antecedentes en gestión de residuos y desempeño ambiental.

El impacto puede comprobarse mediante el análisis de huellas químicas, que son los compuestos químicos generados por los residuos que dejan restos cuantificables en el medio ambiente y/o en animales y personas en forma de metales pesados, compuestos orgánicos volátiles o contaminantes orgánicos persistentes.

Los autores indican que su estudio ayudará a evaluar los escenarios globales sobre residuos y los impactos que puedan tener algunos cambios políticos, por ejemplo, debidos a la pandemia o por prohibiciones en la importación. Además señalan que su trabajo abre la puerta a una gestión de los residuos peligrosos más eficiente que permita la implementación de medidas que garanticen su mejor control.

Referencia:

Johann H. Martínez. et al. NATURE. The world-wide waste web. NATURE 2022. doi.org/10.1038/s41467-022-28810-x

 

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo