Tentáculo espacial chino que puede destruir naves y satélites enemigos

Una gran serpiente robótica de fuerza, flexibilidad y vida útil sin precedentes ha sido construida para explorar el espacio.

Científicos chinos han creado tentáculos robóticos que se acoplan a las naves espaciales y que pueden atrapar, manipular o reparar objetos como otras naves o satélites. Estos tentáculos podrían servir en el cumplimiento de tareas de reparación y mantenimiento hay otras como la intercepción y manipulación de satélites o de basura espacial que no se pueden llevar a cabo por humanos y requieren de herramientas brazos robóticos. Los robots también podrían trabajar juntos entre ellos, como tentáculos en coordinación para mover o manipular un objeto grande. Todavía no se sabe cuándo empezará a utilizarse este robot en el espacio, pero los investigadores ya planean cambiar algunos de sus componentes por fibra de carbono para optimizar su peso.

 

Científicos chinos han creado tentáculos robóticos que se acoplan a las naves espaciales y que pueden atrapar, manipular o reparar objetos como otras naves o satélites.

Una gran serpiente robótica de fuerza, flexibilidad y vida útil sin precedentes ha sido construida para explorar el espacio, dijo el equipo de investigación chino detrás del proyecto en medio de preocupaciones sobre el potencial de China para dañar los satélites de otras naciones.

El Instituto Changchun de China ha creado unos tentáculos robóticos que se acoplan a las naves espaciales y que son a la vez flexibles, potentes y extremadamente precisos. También tienen la capacidad suficiente como para capturar y destruir satélites enemigos.

Estos tentáculos podrían servir en el cumplimiento de tareas de reparación y mantenimiento hay otras como la intercepción y manipulación de satélites o de basura espacial que no se pueden llevar a cabo por humanos y requieren de herramientas brazos robóticos Una de las labores más peligrosas a las que se enfrentan los astronautas es la de salir de la nave y manipular objetos en el espacio, con el aporte de estos tentáculos el trabajo se haría con mucho menos riesgo para los astronautas.

No es la primera vez que vemos brazos robóticos acoplados a naves espaciales, de hecho la Estación Espacial Internacional cuenta ya con tres. Pero ninguno tiene un diseño tan complejo como el que ha presentado el equipo del Instituto Changchun en la revista doméstica revisada por pares Robot del que se ha hecho eco el South China Morning Post.

"Hacer reparaciones en un entorno espacial complejo cuesta muchos recursos humanos y materiales. El manipulador modular hiper redundante es una solución eficaz a este problema", afirma el equipo del Instituto de Óptica, Mecánica Fina y Física de Changchun, responsable de la creación de este aparato.

Los investigadores señalan que cada brazo mide 1,5 metros de largo y consta de nueve segmentos que funcionan de manera independiente. Cada uno cuenta con su propia transmisión, motor, sensores y procesador que están controlados por una inteligencia artificial que les permite compartir la energía y coordinarse entre ellos para realizar los movimientos necesarios para completar una tarea.

El equipo asegura que ya ha probado con éxito este robot en el laboratorio. En sus tests llevaron a cabo tareas como la exploración de un territorio desconocido que le obligaban a identificar huecos, entrar en un espacio estrecho y ajustar rápidamente los segmentos de su cuerpo para evitar el contacto con los obstáculos.

Estos brazos son capaces de generar un par motor de 190 Newton-metros, casi el doble del que produce una motocicleta Harley-Davidson de 1.200cc, los investigadores también comprobaron que el robot es capaz de llevar a cabo tareas más precisas y delicadas como escribir letras con tiza en una pizarra o empujar un globo sin romperlo.

Los robots también podrían trabajar juntos entre ellos, como tentáculos en coordinación para mover o manipular un objeto grande, así lo han hecho saber Xu y sus colegas.

Aunque los detalles permanecen clasificados, la misión sugirió que China había adquirido tecnología robótica de vanguardia para rastrear, capturar y controlar un objetivo no cooperativo en un entorno ingrávido.

Todavía no se sabe cuándo empezará a utilizarse este robot en el espacio, pero los investigadores ya planean cambiar algunos de sus componentes por fibra de carbono para optimizar su peso.

Ha habido recientemente mucha controversia con un sistema parecido capaz de agarrar y aplastar satélites como si fuera la compactadora de un desguace. Algunos expertos militares estadounidenses no se fían de la versión oficial china, que sostiene que su tecnología robótica espacial está desarrollada con fines pacíficos.

En contraparte a lo que opinan en Estados Unidos, los expertos chinos consultados por el South China Morning Post aseguran que el nuevo robot creado por los investigadores del Instituto Changchun tiene una potencia suficiente como para enroscarse alrededor de un satélite como si fuera una serpiente y aplastarlo hasta destruirlo. Aun así ven poco probable que se trate de un arma espacial. Ese tipo de armas, aseguran, no se suelen publicar en una revistas científicas revisadas por pares que son de acceso público. Y además, según ellos, una tecnología de ese tipo para uso militar tendría un diseño y características distintas.

Por otro lado, la Administración Espacial Nacional de China ha compartido este mismo mes su nuevo programa para la exploración espacial en el que incluye un plan para desarrollar “nuevas formas de economía espacial”. Uno de los objetivos de ese plan es convertir la limpieza de la basura espacial en un negocio rentable de aquí a cinco años.

 

REFERENCIA:

South China Morning Post 2022. China’s snake-like robot designed to move or manipulate a large object in space, according to paper (Press Release)

 

Continúa leyendo