¿Se puede vivir a 50 grados bajo cero?

En Oymyakon, ni siquiera los rayos del Sol a medio día son suficientes para calentar a las personas en invierno. Al este de Siberia, la región más fría de todo Rusia, las bajas temperaturas típicas de este poblado llegan a congelar las lágrimas y pestañas de sus habitantes.

 

La vida en este sitio es muy tranquila, los últimos censos hablan de alrededor de 950 habitantes.

Lo curioso es que muchas cosas como las damos por sentado no funcionan allí, por ejemplo si se apaga el motor de un coche por mucho tiempo se solidifica la nafta, incluso las baterías se descargan rápidamente y los termómetros comunes se rompen.

Todo lo que no esté cubierto, corre peligro de quedar cubierto de hielo. Esto también incluye a los animales y a las personas que, si no observan las medidas básicas de seguridad en invierno, pueden morir de frío en poco tiempo” explica la Oficina de Turismo local.

Las casas son de madera. En verano, cuando la temperatura sube hasta 27 ºC, los habitantes de Oymyakon reúnen leña para prender fogatas en las pechkas (chimeneas) por el resto del año.

Los establecimientos como colegios y hospitales cuentan con calderas de carbón para la calefacción. Un generador de diésel da electricidad para teléfonos, televisión e internet, servicios que ofrecen la posibilidad de comunicación con el centro del país.

En Oymyakon no hay acueducto. Los sanitarios convencionales no existen, solo cuentan con construcciones de madera con huecos de 2,5 metros de profundidad en lugar de inodoro. El frío hace que no queden olores o se incuben enfermedades.

Los días solo tienen entre cinco y seis horas de luz. Durante el invierno todos han de levantarse muy temprano para prender la pechka, porque las casas se hielan después de diez horas sin fuego.

La mayoría de las personas se dedica a la cría de caballos o venados, el resto vive de la minería, pues hay yacimientos de oro, plata, estaño y antimonio, como un bien escaso a nivel mundial, gran parte de la economía de los pueblos aledaños está basada en la extracción de este metal raro, utilizado para la creación de energías renovables..

Su alimentación consta principalmente de  carne, pescados y lácteos, que toman congelados. De pueblos vecinos (Tomor, el más cercano, a cuatro horas) llegan frutas, verduras, Coca-Cola, Snickers y salchichas.

No utilizan neveras, ellos cavan bodegas llamadas progrebs, a 70 centímetros de la superficie, para conservar los alimentos. Pero el frío también ocasiona problemas.

Si pasan más de dos horas sin electricidad, la tubería se rompe porque el agua se congela y aumentan su peso y su volumen. Sin embargo la tranquilidad de este pueblo le dio una larga vida al ruso más longevo que falleció en 1967 a los 109 años de edad.

A pesar de los climas extremos, Oymyakon atrae un volumen considerable de turismo a esta región de Rusia. En los alrededores, donde típicamente irían los camposantos en cualquier otro lado del país, los pobladores no pueden cavar tumbas, porque el suelo ha quedado macizo por el hielo: “Si alguien fallece, primero tienen que hacer hogueras para poder derretir el hielo antes de meter el pico y la pala”, explica gloria rodríguez-piña, corresponsal internacional.

A lo largo de 5 meses, los pobladores de esta ciudad en Siberia sólo tienen luz solar durante 6 horas al día. Según los registros de The Weather Channel, el peor invierno se vivió en 1924, con un récord de -72ºC. En verano, sin embargo, las temperaturas pueden elevarse hasta los 34ºC.

A inicios del siglo XX, esta región de Siberia seguía habitada principalmente por nómadas. Para terminar con esta dinámica, la Unión Soviética optó por asentar a los grupos humanos presentes ahí promoviendo la explotación de la minería como un recurso económico importante. Por lo cual, de ser grupos de cazadores montados en renos, los pobladores se convirtieron en mineros.

Fue en este poblado ruso donde en enero de 1926, el termómetro marcó 71,2 grados bajo cero, el registro histórico más helado para un sitio poblado.

El territorio tiene 92,2 km2 en el noroeste de Rusia y en sus alrededores hay osos, lobos, zorros y conejos. Hay más de 250 especies de aves y 50 de peces.

Incluso a pesar de la crisis climática global, Oymyakon ostenta el título del pueblo más frío de todo el mundo.

Elaboración Propia

 

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo