¿Qué es el anillo de fuego de un eclipse?

Cientos de personas salieron a las calles para admirar el eclipse anular de octubre 2022.

Un eclipse se produce cuando se da una alineación perfecta (o casi) del Sol, la Luna y la propia Tierra. Si se da una alineación Sol-Tierra-Luna, es nuestro satélite el que entra en la sombra de la Tierra y tenemos un eclipse de Luna. Si la alineación es Sol-Luna-Tierra, es la Luna quien nos deja en la sombra y se produce un eclipse de Sol.

A diferencia de un eclipse total de Sol, en el que la Luna bloquea completamente la luz de este satélite, provocando una oscuridad momentánea, el eclipse del 25 de octubre fue un eclipse parcial, llegándose a cubrir cerca del 82% del disco solar. Es decir, el sol se observó en forma de medialuna.

Durante el acontecimiento decenas de personas salieron a las playas en Kabachi, la capital de Pakistán, con sus hijos enfermos. Las familias postraban a niños pequeños y adolescentes sobre la arena, bajo el fulgor directo del fenómeno astronómico. Sin importar el mal que padecieran, todas la familias tenían una misma intención: que el eclipse de octubre 2022 sanará el malestar para siempre. Obviamente sus esfuerzos fueron en vano.

Otros observadores aficionados también se sumaron a mirar el fenómeno astronómico desde las calles. Aunque el fenómeno no fue visible en América, gran parte de Europa y Asia tuvieron la oportunidad de ver cómo la Luna pasaba justo entre la Tierra y el Sol. Desde Rusia, incluso, se vio cómo nuestro satélite natural generaba un ‘anillo de fuego‘ alrededor del astro. 

Es común que la primera clasificación de eclipse que se tenga en mente sea la siguiente: lunar o solar. El caso del eclipse anular, aunque generalmente son más espectaculares, es menos conocido. De manera general, se presentan cuando se deja una región ensombrecida en el Sol, mientras la Luna se interpone entre la Tierra y éste. Llega un punto en el que los astros se alinean a la perfección, por lo que parece que en el cielo hay un anillo de fuego.

Lo que realmente está pasando es que la Luna obstaculiza el paso «normal» de la luz solar a la Tierra. De esta forma, se inserta justo en el centro del Sol, y en el firmamento se manifiesta un eclipse total con un halo encendido. Esta situación se acentúa con la distancia entre los tres objetos celestes.

Cuando la Luna se encuentra en apogeo (el punto de su órbita respecto a la Tierra en el que se ve más pequeña) es mucho más probable que ocurra un eclipse anular de sol. Por el contrario, no es posible observar desde la Tierra eclipses anulares de Luna, ya que el Sol es exorbitantemente más masivo que nuestro satélite natural. Esto no permite que el fenómeno «inverso» pueda ser apreciable en nuestra bóveda celeste.

En el caso del eclipse solar de octubre 2022, el fenómeno fue visible en «Europa, Sur/Oeste de Asia, Norte/Este de África, Atlántico»,. Duró aproximadamente 5 minutos, y se presentó en coberturas diferentes según la latitud en la que se observara. Su punto máximo fue en Rusia, con un 80 % de cobertura.

Todos los años tenemos un mínimo de dos eclipses de Sol, pudiendo llegar, en casos excepcionales, a un máximo de cinco. El del día 25 de octubre fué el segundo y último eclipse parcial del año, tras el que tuvo lugar el pasado 30 de abril.

El siguiente eclipse se verá únicamente en algunas islas Canarias, y con una magnitud muy baja (0,07), el 14 de octubre de 2023. Además, habrá que esperar al 29 de marzo de 2025 para ver desde toda España un eclipse parcial, mientras que el próximo eclipse solar total tendrá lugar el 12 de agosto de 2026.

España lleva desde 1905 sin presenciar un eclipse total de Sol, es decir, cuando el astro rey queda totalmente tapado por la Luna y, por ello, se vuelve de noche en pleno día. Después de tanta espera, todo el país podrá disfrutar en esta misma década de tres grandes eclipses de sol en años consecutivos. El primero será en 2026 y el siguiente, en 2027. Pero es que, además, en 2028 habrá otro, de tipo anular, igualmente excepcional. Será, sin duda, la ‘década de los eclipses solares’ para nuestro país.

Como recomendación general, los expertos exhiben que nunca debe observarse el Sol directamente, ni a simple vista, ni con ningún aparato, ni con ningún filtro que no esté destinado a ese fin, ya que tan solo se puede mirar al Sol directamente en caso de disponer de un filtro homologado o de unas ‘gafas de eclipse’ que deben estar homologadas por la Unión Europea para la observación solar y tienen que ser usadas siguiendo las instrucciones impresas en ellas. Por espectacular que sea el fenómeno la precaución siempre en primer lugar.

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo