¿Por qué Venus rota tan despacio?

Venus, el planeta hermano de la Tierra, probablemente no rotaría si no fuera por su atmósfera espesa y de rápido movimiento. En cambio, Venus estaría fijo en su lugar, siempre mirando hacia el sol de la misma manera que el mismo lado de la luna siempre mira hacia la Tierra.

 

Venus posee la atmósfera más densa de todos los planetas rocosos. Es una atmósfera de segunda generación, el hidrógeno y helio primordiales fueron eliminados, bien por el viento solar o por una gravedad insuficiente para mantener estos gases tan ligeros.

La masa de Venus es sólo ligeramente inferior a la terrestre, por lo que todavía conserva, después de unos cuatro mil millones de años un núcleo líquido en su interior, lo que le permite  tener actividad geológica, con multitud de volcanes y tectónica de placas. Esta corteza activa  produjo gases que son los que ahora presenta en su atmósfera.

La gravedad de un objeto grande en el espacio puede evitar que un objeto más pequeño gire, un fenómeno llamado acoplamiento de marea (también conocido como bloqueo gravitacional y rotación capturada). Debido a que evita este bloqueo, un astrofísico de la Universidad de California en Riverside (UCR) argumenta que la atmósfera debe ser un factor más prominente en los estudios de Venus y de otros planetas.

“Pensamos en la atmósfera como una capa delgada, casi separada, sobre un planeta que tiene una interacción mínima con el planeta sólido”, así lo expresa Stephen Kane, astrofísico de la UCR y autor principal del artículo. “La poderosa atmósfera de Venus nos enseña que es una parte mucho más integrada del planeta que afecta absolutamente todo, incluso la velocidad de rotación del planeta”.

Venus tarda 243 días terrestres en rotar una vez, pero su atmósfera circula por el planeta cada cuatro días. Los vientos extremadamente rápidos hacen que la atmósfera se arrastre a lo largo de la superficie del planeta a medida que circula, lo que ralentiza su rotación y al mismo tiempo afloja el control de la gravedad del sol.

La rotación lenta, a su vez, tiene consecuencias dramáticas para el clima sofocante de Venus, con temperaturas promedio de hasta 900 grados Fahrenheit, lo suficientemente caliente como para derretir el plomo.

“Es increíblemente extraño, una experiencia tremendamente diferente a estar en la Tierra”, dijo Kane. “Estar de pie en la superficie de Venus sería como estar en el fondo de un océano muy caliente. No podías respirar en él”. concluye.

Una de las razones del calor es que casi toda la energía solar absorbida por el planeta es absorbida por la atmósfera de Venus y nunca llega a la superficie. Esto significa que un rover con paneles solares como el que envió la NASA a Marte no funcionaría.

La atmósfera de Venus también impide que la energía del sol abandone el planeta, lo que impide que el agua se enfríe o se liquide en su superficie, un estado conocido como efecto invernadero descontrolado.

No está claro si estar parcialmente bloqueado por las mareas contribuye a este estado de invernadero desbocado, una condición que en última instancia hace que un planeta sea inhabitable para la vida tal como la conocemos.

No solo es importante tener claridad sobre esta pregunta para comprender a Venus, sino que también es importante para estudiar los exoplanetas que probablemente serán el objetivo de futuras misiones de la NASA.

La mayoría de los planetas que probablemente se observarán con el telescopio espacial James Webb recientemente lanzado están muy cerca de sus estrellas, incluso más cerca que Venus del sol. Por lo tanto, también es probable que estén bloqueados por mareas.

Dado que es posible que los humanos nunca puedan visitar exoplanetas en persona, es fundamental asegurarse de que los modelos informáticos tengan en cuenta los efectos del bloqueo de las mareas. “Venus es nuestra oportunidad de obtener estos modelos correctos, para que podamos comprender adecuadamente los entornos de la superficie de los planetas alrededor de otras estrellas”, dijo Kane.

“No estamos haciendo un buen trabajo al considerar esto en este momento. Principalmente usamos modelos de tipo terrestre para interpretar las propiedades de los exoplanetas. Venus está moviendo ambos brazos alrededor diciendo, '¡mira aquí!'” explica Kane.

Obtener claridad sobre los factores que contribuyeron a un estado de invernadero desbocado en Venus, el vecino planetario más cercano a la Tierra, también puede ayudar a mejorar los modelos de lo que podría suceder algún día con el clima de la Tierra.

“En última instancia, mi motivación para estudiar Venus es comprender mejor la Tierra”, dijo Kane.

Referencia:

Stephen R. Kane. Atmospheric dynamics of a near tidally locked Earth-sized planet. Nature astronomy. 2022. doi.org/10.1038/s41550-022-01626-x

 

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo