¿Por qué Nikola Tesla no pudo hacer su sueño realidad?

El visionario y gran científico Nicola Tesla tuvo un gran suelo que no pudo hacer realidad. ¿Qué fue lo que pasó?

Científico, genio, visionario, delirante, el nombre de Nikola Tesla evocaba una amplia variedad de opiniones hace 150 años. Pero hoy, muchos lo consideran uno de los científicos más influyentes que, en muchos sentidos, previó el desarrollo del mundo en el que vivimos ahora.

El genio del científico serbio-estadounidense inspiró inventos como la radio, las redes eléctricas e incluso el automóvil eléctrico de Elon Musk. Estas son cosas que usamos sin problemas hoy en día, e incluso damos por sentado. Tesla registró alrededor de 300 patentes, y desarrolló unas cuantas ideas progresistas e inusuales que, aunque no las vieron muy realistas en su momento, hoy son posibles.

El mayor sueño de Tesla para el mundo era electrificarlo. Más específicamente, soñaba con la transmisión inalámbrica de electricidad a largas distancias, un paso más allá de sus innovaciones para electrificar el mundo y quizás un paso hacia el futuro que llegaremos a presenciar. De hecho, hay algunos ejemplos de transmisión de energía inalámbrica que ya podemos ver: pensemos en los iPhone o AirPods que se cargan de forma inalámbrica en cuestión de minutos. 

Si bien la transmisión de energía a larga distancia todavía está fuera de alcance en la actualidad, un aspecto de su sueño se ha hecho realidad a través de la transformación digital, los avances tecnológicos acelerados y la nivelación posterior del campo de juego en términos de las oportunidades disponibles en la actualidad.

Con sólo 35 años, Nikola Tesla mostró al público la llamada Bobina Tesla. Era el año 1891 y el mundo vivía una época de cambio y transformación como no se había visto antes. 

Nikola Tesla quería conseguir una energía limpia, universal y gratuita. Una energía que se transmitiera de forma inalámbrica mediante torres que enviaran la energía eléctrica por la ionosfera, a todas partes del mundo.

El primer sistema que podía transmitir electricidad de forma inalámbrica, la bobina de Tesla fue un invento verdaderamente revolucionario. Las primeras antenas de radio y telegrafía utilizaron la invención, pero las variaciones de la bobina también pueden hacer cosas que son simplemente geniales, como disparar rayos , enviar corrientes eléctricas a través del cuerpo y crear vientos de electrones.

La Bobina Tesla es un transformador resonante capaz de crear descargas eléctricas. Está formado por circuitos de alta frecuencia, varias bobinas y condensadores de alta tensión. A simple vista es espectacular, se pueden ver salir de la bobina rayos eléctricos con un alcance de varios metros. Esto es el llamado “Efecto Tesla”. La transmisión inalámbrica de electricidad.

El concepto detrás de la bobina es bastante simple y hace uso de la resonancia y la fuerza electromagnética. Empleando alambre de cobre y botellas de vidrio, un electricista aficionado puede construir una bobina de Tesla que puede producir un cuarto de millón de voltios

Nikola Tesla trabajó para hacer realidad su sueño en su laboratorio de Colorado Springs. Allí experimentó con campos eléctricos de alta frecuencia y la emisión y recepción de electricidad, sin cables. Construyó una bobina de dieciocho metros de diámetro y tres de altura y obtuvo logros como encender doscientas lámparas incandescentes de cincuenta vatios situadas a cuarenta kilómetros de distancia.

Tesla se basaba en la conductividad de la Tierra. En sus notas escribiría “No sólo podía utilizarse para enviar mensajes telegráficos a cualquier distancia sin necesidad de cables, como había pronosticado hacía mucho tiempo, sino que era capaz de llevar a lo largo y ancho del planeta las más leves modulaciones de la voz humana, y lo que es más, podía utilizarse para transportar energía eléctrica en cantidades ilimitadas a cualquier distancia y casi sin pérdidas”.

A principios del siglo XX Tesla construyó la torre Wardenclyffe, en Long Island, donde experimentó también con la telefonía y la telegrafía sin hilos. Pero la suerte no estuvo de su parte y tras varios incendios y desgracias, el banquero J.P. Morgan dejó de financiar sus experimentos. Fue el final de Wardenclyffe y quizá de la oportunidad de Morgan para encabezar la carrera de la radiodifusión. Con Wardenclyffe desapareció la posibilidad de alcanzar la transmisión de electricidad sin cables.

Para él no era un sueño “sino una sencilla hazaña científica de la ingeniería eléctrica, aunque muy cara, en un mundo ciego, pusilánime y estrecho de miras”. según el propio Tesla. 

Durante la Primera Guerra Mundial corrió el rumor de que espías alemanes utilizaban la torre abandonada para controlar los barcos aliados y enviar la información por radio. Para curarse en salud las autoridades decidieron volar Wardenclyffe.

Si bien la bobina de Tesla ya no tiene muchas aplicaciones prácticas, la invención de Tesla revolucionó por completo la forma en que se entendía y usaba la electricidad. Las radios y los televisores todavía usan variaciones de la bobina de Tesla en la actualidad.

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo