¿Por qué las cosas se ven más oscuras cuando se mojan?

Si bien sudar o transpirar puede ser vergonzoso, es una función corporal importante. No importa cuánto desodorante usemos, es un desafío ocultar los signos de sobreesfuerzo. Las manchas de las axilas y el sudor de la espalda son demasiado visibles bajo las luces fluorescentes del gimnasio local, ya que nuestras camisetas y camisetas sin mangas adquieren un tono de dos tonos: sudoroso y seco.

 

Pero, ¿Por qué se ven los cercos oscuros en la espalda o las axilas si el sudor es transparente? ¿O por qué es más oscura la arena mojada? ¿Por qué para saber el color exacto de una pintura debemos esperar a que se seque? En definitiva, ¿por qué las cosas mojadas son más oscuras?

Aunque lo cierto es que habría que reformular la pregunta, ya que no es cierto que las cosas mojadas sean más oscuras. Son exactamente igual que secas, pero nosotros las vemos así.

Siempre que se habla de color, tenemos que hacer referencia a cómo se refleja y se absorbe la luz en una superficie. Este es el parámetro que cambia y hace que las cosas mojadas se vean más oscuras. Pero veamos cuál es el motivo.

En realidad, la tela mojada no es más oscura que la tela seca. Más bien, parece más oscuro para el ojo humano. Lo mismo ocurre con otras superficies húmedas o secas, como el cemento húmedo después de una tormenta, o la arena húmeda después de que las olas lo azotan.

Cuando la luz incide sobre una superficie, parte de ella se absorbe y otra parte se refleja. El color que vemos es el resultado de las longitudes de onda que se reflejan y, por lo tanto, pueden llegar hasta nuestros ojos.

 

Por ejemplo, cuando la luz, del sol o de una lámpara, golpea un objeto, parte de esa luz se absorbe y otra parte se refleja. La longitud de onda de la luz (medida en una escala de mil millonésimas de metro) que se refleja en el objeto de regreso a nuestros ojos determina de qué color percibimos que es el objeto. Una camisa azul absorbe todas las longitudes de onda de la luz excepto las que componen el color azul (aproximadamente 450 nanómetros) y refleja lo que queda en el área que la rodea, incluidas nuestras retinas sensibles a la luz.

Si se absorbe todo o casi todo veremos negro y si ocurre lo contrario el resultado será el color blanco. En el punto intermedio están todos los colores. Por lo tanto, si por ejemplo estamos mirando una camisa de color rojo será porque se refleja la radiación en esa longitud de onda.

Pero según Richard Sachleben, miembro del panel de expertos de la American Chemical Society, los colores que percibimos en esa luz reflejada dependen de las propiedades de la superficie en la que rebota la luz.

“Cuando derramas agua sobre tus pantalones o sudas una camiseta, una capa adicional de agua cubre la tela. Entonces, una vez que la luz golpea una camisa mojada, esa capa de agua hace que menos longitudes de onda de luz azul de la camisa azul se reflejen hacia sus ojos y más luz azul se refracte, o rebote lejos de usted, de regreso a la tela. Este fenómeno se llama reflexión interna total” explica Sachleben

"El agua no absorbe el color, ya que el agua en sí misma es incolora", continua Sachleben. "Pero en cambio, el agua actúa como una guía en la superficie de la tela, cambiando el ángulo en que la luz incide en la camiseta".

En otras palabras, el agua, incluidas esas indecorosas marcas de sudor en las axilas, ayuda a que la superficie de la tela absorba más la luz que la golpea, lo que nos hace percibir esas partes de la camisa como más oscuras.

Sachleben dijo que este fenómeno también se aplica a la pintura. "Pensar de qué color pintar la  pared de tu casa o de tu dormitorio es un gran problema, y ​​se verá diferente cuando la pintura esté húmeda y cuando esté seca por una razón similar", dijo.

Sin embargo, según el químico, son muchos los factores que afectan la forma en que los humanos perciben el color, no solo una capa de sudor o agua. "Una superficie se ve diferente según el tipo de luz, la intensidad de la luz y el ángulo de la luz que la golpea", dijo.

Cuando ese material se seca, el agua se evapora y no se produce la refracción de la luz por lo que de nuevo volvemos a ver los colores más intensos.

Elaboración Propia

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo