¿Por qué está el Sol sonriendo?

Una imagen del sol muy sonriente fue publicada justo a tiempo para la celebración de Halloween.

Recientemente, ha sido compartida por Twitter una imagen del sol capturada por el Observatorio de Dinámica Solar de la NASA, donde aparentemente nuestro astro rey está 'sonriendo'. Así que con la publicación de esta imagen se demuestra científicamente que el famoso sol sonriente que muchos dibujamos cuando niños es real. 

La imagen muestra manchas oscuras en la superficie del sol que se asemejan a ojos y una sonrisa. La NASA explicó que los parches se denominan agujeros coronales, que se pueden ver con luz ultravioleta pero que generalmente son invisibles para nuestros ojos.

Pero lo que parece una cara sonriente en llamas podría no ser tan lindo como parece. Para nosotros aquí en la Tierra, el rostro solar captado en la fotografía, podría producir un hermoso avistamiento de auroras, o podría indicar problemas para los sistemas de telecomunicaciones del planeta.

“El sol es, en esencia, el reactor nuclear más grande de nuestro sistema solar”, dijo Brian Keating , profesor de física en la Universidad de California en San Diego. Hay una ráfaga de acción que ocurre cada segundo en la enorme bola de gas caliente que gira y brilla intensamente, desde la conversión de hidrógeno en helio, que emite la misma cantidad de calor que varias bombas nucleares, hasta tormentas eléctricas y terremotos solares. Parte de esa actividad solar fue fotografiada por el satélite de la NASA el miércoles” dijo Keating. 

En la imagen, el trío de parches que forman la "cara", son lo que se conoce como agujeros coronales. “Estos 'agujeros coronales' son importantes para comprender el entorno espacial alrededor de la Tierra a través del cual viajan nuestra tecnología y los astronautas”, dijo la NASA en 2016 cuando se detectaron agujeros coronales que cubrían “el seis y ocho por ciento de la superficie solar total”.

Los agujeros coronales son ligeramente más fríos de la capa exterior del sol, que suele tener una temperatura de unos 10.000 grados Fahrenheit. “Estamos hablando de unos pocos cientos de grados, por lo que no es como una estación de esquí”, dijo Keating. “Pero debido a que son tan oscuros y a que los vemos en la radiación ultravioleta, que el ojo humano no puede ver, sin embargo,  el satélite de la NASA los ve como agujeros oscuros”.

Los agujeros coronales no son solo formas interesantes que se mueven alrededor de la superficie del sol. Son áreas de alta actividad de campo magnético que envían constantemente viento solar, o un flujo de protones, electrones y otras partículas, al universo.

“Más que una cara sonriente, sus ojos son como rayos láser brillantes que envían partículas que pueden causar graves alteraciones en la atmósfera de la Tierra”, dijo Keating.

Cuando las partículas, que llevan carga eléctrica, golpean el planeta en pequeñas dosis, pueden seguir auroras de colores, que producen brillantes exhibiciones causadas por los gases de la atmósfera que interactúan con los brotes de energía expulsados por el sol. 

“Los problemas surgen si una gran cantidad de partículas diminutas golpean la Tierra”, dijo Keating. “En lugar de ser absorbidos por el campo magnético de la Tierra, podrían ser captados por antenas de radio e interrumpir la radio, la televisión y otros canales de comunicación. Una tormenta solar severa podría incluso dañar las redes eléctricas y provocar cortes de energía” agregó Keating.

Si bien las imágenes de un sol sonriente se han capturado antes, por ejemplo, en 2013 después de que "se comió un cometa" o en 2014 cuando la NASA lo denominó "Sol de calabaza", el peor escenario que Keating describió no ha sucedido en casi dos siglos. 

La última tormenta geomagnética intensa que afectó tanto a la Tierra fue el Evento Carrington de 1859 , que provocó incendios en varias estaciones de telégrafo cuando aparecieron auroras en las regiones tropicales.

Las tormentas geomagnéticas se relacionan con la magnetosfera terrestre, el espacio alrededor de un planeta que está influenciado por su campo magnético. Cuando una corriente solar de alta velocidad llega a la tierra, en ciertas circunstancias puede permitir que las partículas energéticas del viento solar golpeen la atmósfera sobre los polos. Tales tormentas geomagnéticas causan una gran perturbación de la magnetosfera ya que hay un intercambio muy eficiente de energía del viento solar al entorno espacial que rodea la Tierra.

“Los científicos esperan que eso suceda en promedio, con una probabilidad del dos por ciento, cada año, y hemos esquivado todas estas balas magnéticas durante tanto tiempo”, dijo Keating. “Entonces podría ser realmente aterrador, y las consecuencias podrían ser mucho más dramáticas, especialmente en nuestra sociedad actual dependiente de la tecnología”.

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo