Perseverance descubre un objeto humano en Marte

Desde que el rover Perseverance aterrizó en Marte en febrero de 2021, su misión principal ha sido recoger muestras de terreno y buscar signos de vida microbiana antigua en el cráter Jezero, un antiguo delta de un río. Sin embargo, en su travesía por la superficie marciana no solo está encontrando rocas.

 

De vez en cuando, los rovers de la NASA detectan cosas que no parecen encajar con el paisaje marciano habitual. Hace solo unos meses, Curiosity tomó una imagen de lo que parecía ser una puerta. Una nueva imagen del rover Perseverance está captando una atención similar por lo que parece ser una maraña de cuerdas, o un gran plato de espaguetis.

El 12 de julio, la cámara frontal para evitar peligros de Perseverance captó una imagen de una planta rodadora marciana, o más bien restos de basura. Un portavoz de la NASA dijo en un correo electrónico que el objeto debe de ser algún desecho de la misión, aunque aún no está claro qué es exactamente.

En junio apareció un material brillante en una de las fotos de Perseverance, encajado entre una formación rocosa. La NASA identificó el objeto como una pieza de la manta térmica del rover que aterrizó en Marte en febrero de 2021. el equipo de NASA se formuló una serie de preguntas tras este particular hallazgo como: ¿Esta pieza aterrizó aquí después del descenso o fue arrastrada por el viento?

El pasado 7 de mayo fue publicada la imagen de lo que parece ser una puerta. Su publicación generó mucha curiosidad e interrogantes acerca de la posibilidad de vida en Marte, sin embargo, es muy poco probable que esa imagen sea una prueba contundente de una civilización extraterrestre viviendo en el Planeta Rojo. El doppelgänger de la puerta es tan inquietantemente convincente que casi estamos tentados a comenzar a creer que conduce a un pequeño escondite para los marcianos, o tal vez a un portal a otro Universo por completo.

Los investigadores han señalado que muchas instantáneas de Marte han mostrado características geológicas similares que claramente no son la puerta de entrada a un gran templo marciano.

Marte pudo haber sido habitable hace miles de millones de años, pero es muy probable que el planeta desértico esté desprovisto de vida hoy. Pero eso no impide que las especulaciones sobre extraterrestres se disparen cada vez que algo aparece un poco fuera de lugar en una postal marciana.

Los fenómenos naturales ordinarios (o al menos, tan “ordinarios” como cualquier cosa en Marte puede ser para nuestros ojos humanos) pueden crear ilusiones ópticas cuando se traducen en imágenes 2D. Los ejemplos anteriores de supuestas rarezas en Marte incluyen una ardilla escondida, una cuchara, una luz artificial y un rostro humano.

Si nos dejamos guiar por lo que creemos estar viendo en las rocas marcianas, tendríamos un ejército de alienígenas detectado desde hace bastante tiempo.

Ocurre que todos estos hallazgos han sido desacreditados por la psicología mediante un fenómeno conocido como pareidolia, una particularidad de la mente humana que nos hace buscar un significado a cosas que no lo tienen, generalmente viendo caras donde no las hay.

De hecho, hay tantos casos de pareidolia en la topografía marciana que en 2017 un científico de la NASA fue forzado a contestar ante el Congreso de Estados Unidos si había pruebas de que una civilización alienígena habitara Marte en el pasado. “No hay pruebas, que yo sepa” dijo el geoquímico Kenneth Farley, de la misión Mars 2020. “Parece extremadamente improbable”.

En la nueva fotografía del Rover, se muestra un aparente plato de pasta marciano que parece ser inofensivo, sin embargo, genera preocupación sobre las diversas misiones a Marte que ensucian el planeta con basura.

El hallazgo reabre el debate sobre el daño medioambiental que los humanos generan en el entorno y el problema de la basura espacial. Los desechos orbitales son cualquier objeto hecho por el hombre que orbita alrededor de la Tierra y ya no cumple una función útil, como cohetes, satélites o herramientas perdidas (tornillos, cables, cámaras...).

La NASA y otras agencias espaciales descontaminan las naves espaciales antes de enviarlas a misiones para evitar la propagación de microbios terrestres en el espacio. Pero aterrizar en otro planeta seguramente dejará restos, y no hay forma de que el robot los recoja.

Tenemos muchísimas ganas de encontrar vida en Marte, haciendo del planeta una prueba gigantesca de Rorschach en la que podamos proyectar nuestras esperanzas y sueños. No ayuda que estas imágenes, tomadas por satélites y rovers, a menudo sean granuladas, ambiguas y carezcan de sentido de escala. A medida que nuestros ojos deseosos observan este paisaje extraño, nuestras mentes nos juegan una mala pasada, lo que hace que sustituyamos lo conocido por lo desconocido.

Elaboración propia

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo