Para el 2030 al menos el 80% de los fondos marinos estará cartografiado

Para el año 2030 al menos el 80% de los fondos marinos estará cartografiado.

La cartografía de los océanos tiene un papel importante en la evaluación de los efectos futuros del cambio climático, ya sea el aumento de la temperatura o la subida del nivel del mar. Además que conocer la profundidad y el relieve del fondo marino es esencial para comprender la ubicación de las fallas oceánicas, el funcionamiento de las corrientes oceánicas, las mareas y el transporte de sedimentos.

Estos datos ayudan a proteger a las poblaciones anticipando los riesgos sísmicos y de maremotos. También ayudarán a identificar los lugares naturales que hay que salvaguardar, a identificar los recursos pesqueros para una explotación sostenible, a planificar la construcción de infraestructuras en alta mar o a responder eficazmente a catástrofes como vertidos de petróleo, accidentes aéreos o naufragios.

Según se anunció en la cumbre “Un Océano”, celebrada hasta el 11 de febrero en la ciudad francesa de Brest, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura con ayuda de sus Estados Miembros y del sector privado de aquí a 2030 al menos el 80% de los fondos marinos estará cartografiado.

Con motivo de la Cumbre “Un Océano”, Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO, la agencia de la ONU que dirige el Decenio de las Ciencias del Mar, pidió que se amplíe el impulso movilizando a los 150 Estados Miembros de la Comisión Oceanográfica Intergubernamental (COI) de la UNESCO y al sector privado.

Azoulay, expresó durante su participación en esta cumbre: "¿Cómo podemos proteger el océano cuando sabemos tan poco de él? Sólo el 20% de los fondos marinos está cartografiado. Tenemos que ir más allá y movilizar a la comunidad internacional para que al menos el 80% de los fondos marinos están cartografiados de aquí a 2030"

La cartografía de los océanos tiene un papel importante en la evaluación de los efectos futuros del cambio climático, ya sea el aumento de la temperatura o la subida del nivel del mar. Además que conocer la profundidad y el relieve del fondo marino es esencial para comprender la ubicación de las fallas oceánicas, el funcionamiento de las corrientes oceánicas, las mareas y el transporte de sedimentos.

Estos datos ayudan a proteger a las poblaciones anticipando los riesgos sísmicos y de maremotos. También ayudarán a identificar los lugares naturales que hay que salvaguardar, a identificar los recursos pesqueros para una explotación sostenible, a planificar la construcción de infraestructuras en alta mar o a responder eficazmente a catástrofes como vertidos de petróleo, accidentes aéreos o naufragios.

El programa Seabed 2030 de la UNESCO y la Nippon Foundation fue puesto en marcha en el 2017 y ha permitido convencer a muchos Estados de que compartan los datos que poseen sobre los fondos marinos cercanos a sus costas. Los primeros resultados de este programa son tangibles: cuando se puso en marcha Seabed 2030, solo el 6% de los fondos marinos estaba cartografiado según las normas modernas, hoy estamos en el 20%. El potencial para acelerar la cartografía de los fondos marinos se ve reforzado por recientes innovaciones, que han mejorado la eficacia de las herramientas tecnológicas.

La necesidad total de financiación para este proyecto es de casi 5000 millones de euros, es decir, una media de 600 millones al año hasta 2030, según la evaluación realizada por los expertos y basándose en el alcance del objetivo de tener para la fecha prevista el 80% de los océanos cartografiados.

Vladimir Ryabinin, subdirector general de la UNESCO a cargo de la Comisión Oceanográfica Intergubernamental, explico: “Para 2023, pondremos en marcha una herramienta de seguimiento global, que informará anualmente sobre el progreso de la cartografía e identificará dónde están las lagunas restantes. Este mapa mundial de los fondos marinos será uno de los legados del Decenio de los Océanos de las Naciones Unidas”.

"La comunidad internacional debe hacer de la educación uno de los pilares de su acción en favor del océano. Porque si queremos protegerlo mejor, debemos enseñarlo mejor”, así se expresó Azoulay al solicitar a los 193 Estados miembros de la UNESCO que, antes de 2025, incluyan en los planes académicos la educación sobre los océanos.

Para llevar a cabo estas acciones formativas, la agencia de las Naciones Unidas pone a disposición de los responsables públicos un conjunto de herramientas con un marco de referencia compartido de contenidos educativos sobre el océano. Este repositorio ofrece todas las claves necesarias para integrar la educación oceánica en todos los niveles de la cadena educativa: desde la elaboración de los planes de estudio nacionales hasta la preparación de las clases por parte de los profesores.

"Gracias a esta caja de herramientas, todos los Estados están en igualdad de condiciones, pudiendo situar rápidamente el océano en el centro de la educación y aumentar los conocimientos de los alumnos en este ámbito para que se conviertan en ciudadanos responsables y comprometidos", explicó Stefania Giannini, subdirectora general de la UNESCO encargada de la educación.

Las nuevas herramientas educativas proporcionadas por la UNESCO, reflejan la convicción de que es necesario cambiar la forma en que la sociedad interactúa con el océano para lograr un modelo más sostenible.

El nuevo conjunto de herramientas de la UNESCO deja en manos de los Estados miembros y las regiones la adaptación de la "teoría del cambio" a sus prácticas, situaciones y necesidades específicas.

La UNESCO supervisará la aplicación de este objetivo por parte de sus 193 Estados miembros. Está previsto presentar un primer informe de situación en la COP27, que se celebrará en noviembre de 2022 en Egipto.

 

Referencia:

ONU 2022.
De aquí al 2030, se cartografiará el 80% de los fondos marinos (Press Release)

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo