Noche permanente para los astronautas en su viaje a la Luna

En el Laboratorio de Flotabilidad Neutral en Houston están preparando el escenario para futuros entrenamientos de caminata lunar.

La NASA no se detiene y pese a los retrasos de la misión, sigue trabajando incansable en el entrenamiento de los primeros astronautas que volverán a pisar nuestro satélite. Las condiciones de iluminación a las que se enfrentan los astronautas en el Polo Sur de la Luna son desafiantes, ya que en esta zona el Sol permanecerá a no más de unos pocos grados sobre el horizonte, lo que dará como resultado sombras extremadamente largas y oscuras. Para preparar a los astronautas para afrontar estas condiciones, el equipo de ha comenzado evaluaciones preliminares de soluciones de iluminación lunar en el fondo de una oscurecida piscina de 40 pies de profundidad.

 

Mientras la NASA se prepara para enviar astronautas al Polo Sur de la Luna con la misión espacial Artemisa, buzos en el Laboratorio de Flotabilidad Neutral (NBL) en Houston están preparando el escenario para futuros entrenamientos de caminata lunar al simular las condiciones de iluminación lunar. La NASA no se detiene y pese a los retrasos de la misión, sigue trabajando incansable en el entrenamiento de los primeros astronautas que volverán a pisar nuestro satélite. Confían hacerlo antes que los chinos.

Las condiciones de iluminación a las que se enfrentan los astronautas en el Polo Sur de la Luna son desafiantes, ya que en esta zona el Sol permanecerá a no más de unos pocos grados sobre el horizonte, lo que dará como resultado sombras extremadamente largas y oscuras. Para preparar a los astronautas para afrontar estas condiciones, el equipo de NBL ha comenzado evaluaciones preliminares de soluciones de iluminación lunar en el fondo de la piscina de 40 pies de profundidad.

Esta prueba y evaluación implicó apagar todas las luces de las instalaciones, colocar cortinas negras en las paredes de la piscina para minimizar los reflejos y usar una potente lámpara cinematográfica subacuática para obtener las condiciones justo antes del próximo entrenamiento de los astronautas.

Han desarrollado un nuevo entorno que simula el gran problema del programa Artemisa, que las hará mucho más duras que las misiones Apolo: al alunizar en el Polo Sur lunar, los astronautas se enfrentarán a un permanente anochecer.

Los astronautas de las misiones Apolo no contaban con este tipo de instalación en la que los astronautas entrenan bajo el agua con una serie de pesos para lograr condiciones de gravedad parecidas a las de la luna. Sus entrenamientos tenían lugar dentro de un gran hangar o en exteriores, generalmente en el desierto.

Pero, como afirma la NASA, el lugar donde elegido para las misiones Artemisa es diferente a la de las localizaciones que visitaron con el programa Apolo. En el Polo Sur de la Luna, afirman, el Sol permanece unos pocos grados por encima del horizonte. En vez de tener la luz cegadora del sol, esto “resultará en sombras extremadamente largas y oscuras”. Todo lo contrario del entrenamiento bajo estas líneas, con el sol en lo alto del firmamento.

Según la NASA, serán condiciones de iluminación complicadas para las que los astronautas tendrán que entrenarse aquí en la Tierra. “El equipo de la NBL ha comenzado evaluaciones preliminares de las soluciones de iluminación lunar en el fondo de la piscina de 40 pies de profundidad”, apunta la agencia.

Para recrear el entorno, ‘han apagado todas las luces de la instalación y han colocado cortinas negras en las paredes de la piscina para minimizar los reflejos’, dicen. Finalmente, han instalado “una potente lámpara cinematográfica subacuática, para obtener las condiciones justo antes del próximo entrenamiento de astronautas”.

A pesar de estos avances, la NASA sigue acumulando retrasos en su vuelta a la Luna. En noviembre de 2021, la agencia retrasó oficialmente a 2025 la fecha de llegada citando los retrasos ocasionados por los pleitos de Blue Origin y Jeff Bezos, así como otros problemas técnicos. Sin embargo, los auditores del gobierno aseguran que 2025 “no es una fecha realista” y que habrá que esperar un año más para la vuelta, por lo menos. Es decir: Estados Unidos se quedará sin su retorno hasta 2026. Como muy pronto.

Por otro lado, uno de sus competidores, China, anunció recientemente que aceleraría su programa lunar para adelantar ocho años la llegada de sus taikonautas a la Luna. Los chinos aseguran ahora que comenzarán la construcción de su base permanente en 2027 en vez de 2035 como estaba planeado.

China ha tenido muchos éxitos en su programa espacial, desde aterrizar un rover en Marte al primer intento o su nueva estación espacial con motores de iones, el viaje tripulado a la Luna es extremadamente complejo y peligroso.

Estados Unidos tampoco lo tiene fácil, pero obviamente cuenta con mucha más información, experiencia y presupuesto que China o cualquier otro país. Parece difícil que los chinos ganen esta carrera pero lo cierto es que el país asiático está pisando el acelerador de su programa espacial, libre de los eternos debates presupuestarios del congreso norteamericano y operando exclusivamente bajo la estrategia del gobierno de Xi Jinping. Una estrategia de expansión a largo plazo con la que, junto con su inversión en semiconductores, computadores cuánticos, fusión e inteligencia artificial , buscan convertir al país en la gran superpotencia interplanetaria del siglo XXI.

 

Referencia:

NASA 2022. ​Dark Mode Activated! (Press Release)

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo