Los científicos se equivocan: El cohete que va a impactar en la Luna no es de SpaceX

Los desechos espaciales que impactarán contra la superficie lunar dentro de dos semanas son parte de un cohete chino lanzado en 2014, y no de un Falcon 9 de SpaceX.

A finales de enero, saltó la noticia de que un viejo cohete SpaceX estaba en camino de estrellarse contra la Luna. Ahora, los astrónomos han afirmado que se equivocaron y si bien es cierto que se trata de un cohete lo que impactará de forma descontrolada en nuestro satélite, lo que no es correcto, es que sean restos de un Falcon 9. Se ha confirmado que se trata del propulsor de un cohete Long March 3C. Un programa espacial que usa telescopios para escanear el cielo, fue el primero en detectar el objeto extraño. De lo primero que se dieron cuenta es que el objeto orbitaba alrededor de la Tierra y no del Sol, por lo que indica que debía de ser fruto de un lanzamiento fallido o basura espacial humana.

Los desechos espaciales que impactarán contra la superficie lunar dentro de dos semanas son parte de un cohete chino lanzado en 2014, y no de un Falcon 9 de SpaceX, como los expertos habían informado inicialmente.

A finales de enero, saltó la noticia de que un viejo cohete SpaceX estaba en camino de estrellarse contra la Luna. Ahora, los astrónomos han afirmado que se equivocaron y si bien es cierto que se trata de un cohete lo que impactará de forma descontrolada en nuestro satélite, lo que no es correcto, es que sean restos de un Falcon 9. Se ha confirmado que se trata del propulsor de un cohete Long March 3C que se usó en la misión china Chang. ‘e 5-Q1 en 2015. Así lo rectificó este lunes el astrónomo Bill Gray.

Gray, quien desarrolló un software para rastrear la trayectoria de objetos cercanos a la Tierra, fue el principal astrónomo en predecir que el objeto espacial 2015-007B perteneciente a SpaceX impactaría al satélite terrestre.

Sin embargo, el experto corrigió su propia información luego de que su colega Jon Giorgioni le notificará que la trayectoria calculada inicialmente no cuadraba con la de la nave Falcon 9, por lo que había una posibilidad de que se tratara de otro objeto. Giorgini, comprobó que el objeto en cuestión no podía ser la etapa superior del cohete Falcon 9 utilizado para la misión DSCOVR de la NOAA en 2015.

Giorgini argumentó que el observatorio DSCOVR no se había acercado a la Luna, por lo que sería extraño que el cohete que lo lanzó lo hubiera hecho. Así que Gray revisó sus datos e identificó un candidato que mejor coincidía con la trayectoria del objeto en cuestión, llamado WE0913A. No fue difícil, ya que pocos cohetes se elevan lo suficiente como para acercarse a la Luna de esta manera.

WE0913A ha sido re-identificado como el impulsor de la misión Chang’e 5-T1. En octubre de 2014, la Administración Nacional del Espacio de China (CNSA) lanzó una sonda a la Luna a bordo de un cohete Gran Marcha 3C como prueba para una próxima misión de recolección de muestras lunares.

Antes de darse cuenta de su error, Gray había atribuido la trayectoria errática del Falcon 9 a una fuga de combustible. El astrónomo Jonathan McDowell, quien colaboró con Gray en la identificación del objeto, escribió en Twitter: “Este error enfatiza la falta de un seguimiento adecuado de los objetos del espacio profundo”, a modo de apelación a las agencias espaciales.

Catalina Sky Survey, un programa espacial que usa telescopios en Tucson (Arizona) para escanear el cielo, fue el primero en detectar el objeto extraño. Esta institución se centra en el escaneo del cielo en busca de asteroides o cualquier otro objeto que pueda suponer un peligro potencial de impacto en la Tierra. De lo primero que se dieron cuenta es que el objeto orbitaba alrededor de la Tierra y no del Sol, por lo que indica que debía de ser fruto de un lanzamiento fallido o basura espacial humana.

Esta será la primera vez que un cohete perfore involuntariamente la Luna. En la década de 1950, las etapas superiores de las misiones Apolo chocaron con la Luna para inducir pequeños terremotos detectables. Y en 2009, la NASA estrelló la nave espacial LCROSS en la superficie lunar para estudiar las partículas liberadas por el impacto.

Según los expertos, es probable que este tipo de eventos sigan ocurriendo a medida que se generen residuos espaciales. Las principales críticas apuntan a empresas como SpaceX fundada en 2002 por Elon Musk con el objetivo de reducir los costes de viajar al espacio para facilitar la colonización de Marte. SpaceX ha desarrollado varios vehículos de lanzamiento, la constelación Starlink, la nave de carga Dragón y llevado astronautas a la Estación Espacial Internacional en la Dragon 2, todas estas misiones han generado una gran cantidad de basura espacial que potencialmente podría impactar otros cuerpos celestes.

Tras numerosos cálculos matemáticos dictaminó que el próximo impactó a miles de kilómetros por hora en la zona ecuatorial de la cara oculta de la Luna podría generar un cráter de alrededor de 19 metros de diámetro, aunque esto no produciría un daño importante en el satélite. De todas maneras, de lo que los astrónomos esta vez sí están seguros, es que el artefacto espacial en cuestión impactará contra la Luna el próximo 4 de marzo de 2022 a las 12:15 UTC.

Desde nuestro planeta no podrá observarse el choque, aunque naves espaciales en órbita como el Lunar Reconnaissance Orbiter de la NASA y el Chandrayaan 2 de la India podrán estudiar el cráter resultante.


Referencia: elaboración propia

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo