Las constelaciones de satélites artificiales unen a los astrónomos

Las constelaciones de satélites artificiales son obstáculos que imposibilitan el desarrollo de la investigación astronómica.

La Unión Astronómica Internacional tiene una solución para que las constelaciones de satélites no entorpezcan el trabajo de los astrónomos. Su plan es colaborar con otros expertos para mitigar los problemas de visión y de radio que suponen estos objetos a la investigación. El innovador proyecto consiste en poner en marcha próximamente un Centro para la Protección del Cielo Oscuro y Tranquilo de la Interferencia de Constelaciones de Satélites. En él, se pretende reunir a profesionales que cuenten con herramientas de software para astrónomos y el trabajo en políticas nacionales e internacionales.

 

Las constelaciones de satélites artificiales son obstáculos que imposibilitan el desarrollo de la investigación astronómica. Arrasamos la órbita terrestre: al ritmo que emitimos basura espacial no podremos salir o ver más allá de ella. Aunque los profesionales se han quejado de ello, el inconveniente sigue presente y algunas organizaciones estudian cómo pueden solventarlo.

Los satélites artificiales forman parte del cielo nocturno desde los inicios de la era espacial en 1957 y cada noche es posible observar a simple vista una buena cantidad de ellos, tras la puesta de Sol o antes de su salida, en los intervalos en que el cielo está oscuro pero a la vez incide luz solar directa sobre los objetos en órbita. Cualquier telescopio modesto revela objetos más débiles hasta el punto de permitir observar satélites geoestacionarios.

En ambientes no profesionales, hasta ahora muchas personas disfrutaban con el seguimiento de satélites artificiales, la Estación Espacial Internacional o los impactantes destellos causados por las versiones antiguas de los satélites Iridium. Sin embargo, a nivel profesional, los trazos lineales que estos satélites dejan sobre las imágenes de larga exposición perjudican las observaciones de campo amplio.

La Unión Astronómica Internacional (IAU) no es la primera institución que se ha percatado de la complicación que implican los satélites a la investigación astronómica, sin embargo ha tomado la iniciativa y ya tiene una solución para que las constelaciones de satélites no entorpezcan el trabajo de los astrónomos. Según anunciaron la semana pasada, su plan es colaborar con otros expertos para mitigar los problemas de visión y de radio que suponen estos objetos a la investigación. La IAU no es la primera institución que se ha percatado de la complicación que implican los satélites a la investigación astronómica.

El innovador proyecto consiste en poner en marcha próximamente un Centro para la Protección del Cielo Oscuro y Tranquilo de la Interferencia de Constelaciones de Satélites. En él, la IAU pretende reunir a profesionales que cuenten con herramientas de software para astrónomos y el trabajo en políticas nacionales e internacionales, entre otras cosas.

“El centro reunirá a astrónomos, industria, expertos en políticas y la comunidad en general, y actuará como un puente entre todas las partes interesadas –apuntó Piero Benvenuti, exsecretario general de la IAU y director del nuevo centro-. El centro es esencialmente un centro de coordinación”.

Con el objetivo de elaborar su propuesta, la IAU trabajará de la mano del Laboratorio Nacional de Investigación de Astronomía Óptica-Infrarroja (NOIRLab), encabezado por la Fundación Nacional de Ciencias de EE UU. Además, también colaborarán con el Observatorio de Matriz de Kilómetro Cuadrado (SKAO).

“La visión del centro es convertirse en la voz principal de los asuntos astronómicos relacionados con la protección del cielo oscuro y tranquilo de las constelaciones de satélites y actuar como un centro de información y recursos a los que cualquier grupo de partes interesadas podrá contribuir y de que pueden obtener en apoyo de sus propias actividades”, así lo explicó la IAU en un comunicado.

Según reveló Benvenuti, “el presupuesto inicial no es grande” y el centro tendrá un personal de siete equivalentes a tiempo completo. No obstante, conforme aumenten las tareas del centro deberán “comenzar a recaudar fondos con empresas y fundaciones”.

SpaceX, la empresa aeroespacial de Elon Musk, hizo caso a las quejas de los profesionales y oscureció las superficies reflectantes en sus satélites para reducir su brillo. Así mismo, la firma también instaló viseras para evitar que la luz solar reflejase sobre dichas superficies.

Esta compañía tiene más de 2.000 satélites orbitando la Tierra. Pese a sus intentos de reducir su reflejo, un estudio reciente considera que sus satélites todavía no han alcanzado el umbral recomendado por los astrónomos.

Mientras algunos expertos estaban trabajando mano a mano con los operadores de constelaciones de satélites, otros astrónomos criticaron a las compañías que lanzan miles de satélites que dificultan sus actividades.

El problema de las constelaciones de satélites que interfieren con observaciones astronómicas desde la Tierra no es nuevo: apenas dos días después de la primera puesta en órbita de una constelación de 60 satélites como parte del proyecto Starlink de SpaceX en mayo de 2019, el Observatorio Lowell en Arizona captó el tren de constelaciones interponiéndose en una fotografía del grupo de galaxias NGC 5353/4.

Por su parte, los encargados de OneWeb también pretenden cubrir sus satélites de superficies reflectantes para reducir su brillo, según Connie Walker de NOIRLab. “Es mejor hacer estos acuerdos que pasar por regulaciones porque las regulaciones tardan mucho tiempo en solidificarse”, opina Walker.

Si bien algunas compañías como SpaceX han anunciado su interés por reducir la reflectividad de sus constelaciones de satélites desde hace un par de años, los esfuerzos aún no son suficientes para asegurar que no interfieran con la observación del espacio, especialmente con una industria incipiente, con decenas de nuevos lanzamientos y proyectos programados para la próxima década.

 

Referencia:

International Astronomical Union 2022.
Selection of New IAU Centre for the Protection of the Dark and Quiet Ski from Satellite Constellation Interface (Press Release)

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo