La NASA quiere explorar la Luna con perros robots

Un robot de cuatro patas entrenado a través de inteligencia artificial ha aprendido la misma lección que los astronautas del Apolo.

¿Podrían los perros ir pronto a donde ninguno de los mejores amigos del hombre ha ido antes? Un robot de cuatro patas entrenado a través de inteligencia artificial ha aprendido la misma lección que los astronautas del Apolo: que saltar puede ser la mejor manera de moverse en la superficie de la Luna, así que es muy posible que antes que la década termine, tengamos un grupo de exploradores lunares que además de ladrarle a la luna, se desplacen por ella buscando respuestas científicas.

Los robots con forma de perro pueden usarse en futuras misiones lunares, ya que el mejor amigo de la humanidad ya es un ágil explorador. Saltar, cavar y explorar terrenos elevados son cosas que los perros hacen con entusiasmo en la Tierra.

Ahora, los investigadores esperan replicar esa agilidad en la luna para el programa Artemis dirigido por la NASA que podría llevar astronautas más adelante en la década de 2020.

El concepto de perro robot se llama LEAP, o Legged Exploration of the Aristarchus Plateau; Aristarchus es una de las regiones de la luna que la Agencia Espacial Europea o ESA (que financia el proyecto) espera explorar en poco tiempo.

El objetivo de LEAP es la meseta de Aristarchus, una región de la Luna que es particularmente rica en características geológicas pero de acceso muy difícil”, dijo Patrick Bambach del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar en Alemania. "Con el robot, podemos investigar características clave para estudiar la historia geológica y la evolución de la luna, como la eyección alrededor de los cráteres, los sitios de impacto recientes y los tubos de lava colapsados, donde el material puede no haber sido alterado por la meteorización espacial y otros procesos” señala Bambach.

El robot con forma de perro puede viajar en la superficie del Gran Lander Logístico Europeo de la ESA (EL3), que tiene la tarea de enviar cargas útiles y experimentos a la superficie de la luna a partir de finales de la década de 2020. La forma del perro se basa en un robot con patas llamado ANYmal que se desarrolló en ETH Zürich y su spin-off ANYbotics. 

Entre los variados modos de andar de ANYmal, su capacidad para volver a levantarse si se cae y su agilidad para subir pendientes pronunciadas, esta es una exploración lunar como nunca la habíamos imaginado. ANYmal puede incluso cavar canales en el suelo o usar sus patas para voltear rocas para ver qué hay debajo.

“Los rovers tradicionales han permitido grandes descubrimientos en la Luna y Marte, pero tienen limitaciones”, dijo Bambach. “La exploración de terrenos con tierra suelta, rocas grandes o pendientes de más de 15 grados es particularmente desafiante con ruedas. Por ejemplo, el rover de Marte, Spirit, tuvo su misión terminada cuando quedó atascado en la arena”.

La investigación aún se encuentra en una etapa inicial, pero hasta ahora, el equipo ha implementado el robot en un entorno virtual destinado a simular una superficie similar a la luna, junto con la gravedad y las propiedades justas. El perro también fue llevado, naturalmente, a pasear al aire libre.

ANYmal puede moverse en diferentes formas de andar, lo que le permite cubrir grandes distancias en un corto período de tiempo, subir pendientes pronunciadas, desplegar instrumentos científicos e incluso recuperarse en el improbable caso de una caída. El robot también puede usar sus patas para cavar canales en el suelo, voltear rocas o rocas más pequeñas para una inspección más detallada y recoger muestras.

Los investigadores se sorprendieron de lo inteligente que ha sido el robot en sus primeras pruebas. En la superficie similar a la luna, donde la gravedad es solo una sexta parte de la de la Tierra, "ANYmal comenzó a usar un modo de locomoción similar a un salto, tal como lo hicieron los astronautas del Apolo, al darse cuenta de que saltar puede ser más eficiente energéticamente que caminar", dijo Bambach.

Cuando esté completo, el equipo espera que el perro robot tenga menos de 50 kg de masa, con una quinta parte de eso siendo cargas útiles científicas. Se le pedirá a ANYmal que lleve cualquier cosa, desde sensores multiespectrales, radar para ver debajo del suelo, hasta espectrómetros para evaluar la composición de las rocas cercanas. La fecha del primer vuelo aún no ha sido anunciada.

“La capacidad de LEAP para recopilar muestras seleccionadas y llevarlas a un módulo de aterrizaje o de ascenso ofrece interesantes oportunidades adicionales para misiones de muestreo y retorno en entornos altamente desafiantes en la Luna o Marte”, concluye  Bambach.

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo