La NASA lanza una 'máquina del tiempo' para visualizar el cambio climático

La NASA ha puesto a nuestra disposición su Máquina del Tiempo del Clima, para que veamos los efectos del cambio climático.

El cambio climático es el mayor peligro al que se enfrenta la humanidad en la actualidad. Aunque hemos estado estudiando formas de defensa planetaria contra los peligros del espacio exterior, como la misión DART, la crisis climática es mucho más tangible y cercana. 

Para verlo mejor, la NASA ha puesto a nuestra disposición su Máquina del Tiempo del Clima, y en ella podemos apreciar los efectos del cambio climático mostrando las variaciones que ha sufrido nuestro clima a lo largo del tiempo. 

Esta cronología facilitada por la NASA nos muestra el cambio climático desde 1884. A partir de ese momento podemos avanzar progresivamente año tras año hasta 2021. Es en ese año cuando finalizan los datos publicados por la agencia espacial, y también demuestran un aumento importante de la temperatura media del planeta.

Pero esto no es todo lo que puede hacer la Máquina del Tiempo Climático de la NASA. También nos permite echar un vistazo a otras métricas igualmente importantes, como el aumento del nivel del mar, la disminución del permafrost en el mar Ártico y los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera.

La visualización del hielo marino, muestra el mínimo anual del Ártico desde 1979. Al final de cada verano, la capa de hielo marino alcanza su extensión mínima, dejando lo que se llama la capa de hielo perenne. Se puede ver como el área del hielo perenne ha ido disminuyendo constantemente desde que comenzó el registro satelital en 1979 hasta el 2021.

A pesar de todas las advertencias climáticas del IPCC desde la década de 1990, las emisiones de carbono han aumentado a lo largo de los años. De hecho, lo han hecho con mucha fuerza, llegando hoy a niveles históricos.

El gráfico que muestra la NASA sobre el incremento de las emisiones de carbono inicia en 2002 en un rango de altitud de 3,05 a 12,7 kilómetros. En el mapa se Indican los cambio en colores que van del amarillo al rojo, donde el rojo es la concentración mas alta de CO2, mientras que las áreas de azul a verde indican concentraciones más bajas, medidas en partes por millón.

En cuanto a la temperatura global, los científicos creen que esta puede superar el límite de 1,5 grados centígrados establecido en el Tratado de París en 2015. Tanto es así, que podría alcanzar un aumento de hasta 3,2 grados centígrados a finales de este siglo.

Aunque un par de grados más no parece gran cosa, un aumento en la temperatura media global, por pequeño que sea, es dramáticamente peligroso. Para ponernos en contexto, en el año 536, catalogado como “el peor año de la historia”, las temperaturas medias en Europa descendieron 2,5 grados centígrados debido a un invierno volcánico, producto de una erupción.

Como resultado, hubo muertes masivas en todo el mundo, debido a la muerte de la mayoría de los cultivos. Además, el posterior aumento de la capa de hielo marino y la mínima incidencia solar a causa del invierno volcánico provocaron un enfriamiento global durante más de un siglo.

No hace falta decir que, además de las muertes por enfermedades debidas a la desnutrición y la falta de vitamina D, las guerras por los recursos se hicieron cada vez más pronunciadas. Así, la humanidad en su conjunto se enfrentó a uno de los períodos más oscuros y peligrosos de su historia. Hoy estamos a punto de repetirlo.

Otro gráfico disponible en la máquina del tiempo del clima de la NASA nos permite echar un vistazo al aumento de los océanos del mundo. Con un mapa podemos ver qué zonas del mundo desaparecerán cuando el mar suba progresivamente. Específicamente, el mapa se enfoca en el suroeste de los Estados Unidos, el norte de Europa, el delta del Amazonas y el sureste de Asia.

El resultado del aumento del nivel del océano sería devastador. Ciudades como Ámsterdam, Miami y Nueva Orleans desaparecerían por completo. Otros como Londres, Kuala Lumpur y Norwich estarían en grave peligro.

Para que esto suceda, por su parte, el deshielo en Groenlandia tiene que agudizarse (algo que no está muy lejos). En uno de los mapas, la Máquina del Tiempo del Clima de la NASA nos deja ver el deterioro que ha tenido esta zona de hielo perpetuo desde la década de 1970.

Afortunadamente, la lucha contra el cambio climático continúa y cobra fuerza. Este noviembre, Egipto será la sede encargada de albergar la cumbre de la ONU, donde se discutirán temas relacionados con el cambio climático, un fenómeno que afecta aún más a los países más pobres del mundo.

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo