La misión InSight en peligro por una tormenta solar

Marte es un territorio hostil y el módulo de aterrizaje InSight de la NASA está padeciendo las consecuencias.

El módulo ha tenido que suspender todas sus funciones no esenciales, las cuales incluyen enviar datos de su estado a Tierra, tras una gran tormenta de polvo regional que redujo la luz solar que llegaba a sus paneles solares. Los científicos consiguieron restablecer el contacto con InSight este lunes pasado y descubrieron que la nave estaba en condiciones estables. Desafortunadamente, la potencia necesaria para realizar esas maniobras para limpiar el polvo se vuelven más difíciles de lograr a medida que se va agotando la energía disponible del módulo de aterrizaje, explicó la NASA en un comunicado. El equipo cree que el módulo podrá salir del modo seguro la próxima semana, lo que les dará más flexibilidad para dar órdenes a la sonda, para ello deberán indicarle al InSight que salga de modo seguro y reanude sus operaciones científicas. No obstante, es preciso señalar que la nave se encuentra activa gracias a la energía acumulada en sus baterías.

Es conocido que Marte es un territorio hostil y el módulo de aterrizaje InSight de la NASA está padeciendo las consecuencias. El módulo ha tenido que suspender todas sus funciones no esenciales, las cuales incluyen enviar datos de su estado a Tierra, tras una gran tormenta de polvo regional que redujo la luz solar que llegaba a sus paneles solares.

El evento ocurrido el pasado 7 de enero  fue detectado por el Mars Color Imager (MARCI) a bordo del Mars Reconnaissance Orbiter. Este sistema crea mapas de color diarios del planeta que permiten monitorizar las tormentas y brindan advertencias tempranas.

InSight aterrizó en Marte el 26 de noviembre de 2018 para estudiar la estructura interna del planeta. La nave debería haber culminado su misión principal hace un año, pero la NASA decidió extenderla hasta noviembre de 2022.

Recordemos que la misión del InSight era la de perforar la superficie marciana para estudiar mejor sus condiciones, sin embargo, apenas se ha perforado el 10% de la profundidad que se había previsto. Desde su llegada al planeta rojo, esta nave ha tenido varios inconvenientes, el mayor ha sido la avería de su instrumento principal “El TOPO”, también hay que destacar el polvo marciano que se presenta como un problema constante, por ejemplo,  en junio de 2021, la cantidad de polvo que se había acumulado en los paneles solares de la sonda fue tanta que  puso de nuevo en peligro toda la misión.

Pese a todos estos inconvenientes, esta misión ha conseguido importantes avances científicos, incluidos varios artículos que salieron en julio del año pasado y que describen el interior de Marte, desde su corteza hasta su núcleo.

Los ingenieros de la NASA ya han tenido otras misiones fallidas a causa de los eventos climáticos extremos de Marte como la Opportunity que sucumbió ante una tormenta similar a la de estos días que ocasionó que las baterías del rover se agotaran y la NASA no pudo volver a ponerse en contacto con la nave.

El polvo es uno de los actores principales de la atmósfera de Marte que influye notablemente en su clima. El que está en suspensión en la atmósfera es tan fino que casi podríamos hablar de “humo” de polvo. Este tiene un efecto anti-invernadero en las longitudes de onda solares, pero actúa al contrario en el infrarrojo.

Durante el verano austral marciano, cuando el planeta se encuentra más cerca del Sol a lo largo de su órbita elíptica, son comunes estas tormentas de polvo. La mayor iluminación solar provoca fuertes contrastes de temperatura, lo que se traduce en movimientos de aire que levantan con facilidad las partículas de polvo de la superficie, algunas de las cuales miden hasta 0,01 mm.

Estas tormentas son el proceso más impredecible de la atmósfera de este planeta. Suceden de media cada 3-5 años marcianos (6-10 años terrestres). En la Tierra también se producen tormentas de polvo regionales pero, a diferencia de Marte, estas no desencadenan nunca una global. El motivo es que nuestro planeta tiene una atmósfera mucho más gruesa y una mayor gravedad que impide que las tormentas regionales de polvo evolucionen a globales.

Marte tiene una presión atmosférica mucho menor, de menos de una centésima parte de la presión atmosférica en la superficie terrestre y las tormentas marcianas presentan vientos con menos de la mitad de velocidad que los vientos huracanados de la Tierra. Además, los científicos han comprobado que la interacción de partículas de polvo en las tormentas de polvo marcianas puede causar campos eléctricos capaces de inducir ondas electromagnéticas estacionarias conocidas como resonancias Schumann.

Los científicos consiguieron restablecer el contacto con InSight este lunes pasado y descubrieron que la nave estaba en condiciones estables. Desafortunadamente, la potencia necesaria para realizar esas maniobras para limpiar el polvo se vuelven más difíciles de lograr a medida que se va agotando la energía disponible del módulo de aterrizaje, explicó la NASA en un comunicado.

El equipo cree que el módulo podrá salir del modo seguro la próxima semana, lo que les dará más flexibilidad para dar órdenes a la sonda, para ello deberán indicarle al  InSight que salga de modo seguro y reanude sus operaciones científicas. No obstante, es preciso señalar que la nave se encuentra activa gracias a la energía acumulada en sus baterías.

Según los pronósticos esta tormenta está desapareciendo, una vez que el evento termine, deberán determinar si dejará una capa de polvo adicional en los paneles solares.

El módulo de aterrizaje ya ha salido ileso de este tipo de problemas en el pasado. Esperemos que lo pueda hacer de nuevo.

 

Fuente: https://es.gizmodo.com/una-gran-tormenta-de-arena-marciana-hace-peligrar-la-mi-1848350823

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo