Hace 1.2 millones de años los primeros europeos tenían una dieta cárnica

Un estudio de la Universidad de Granada detalla que hace 1.2 millones de años los primeros europeos tenían una dieta cárnica que incluía todo tipo de animales.

La investigación ha sido dirigida por José Yravedra de la Universidad Complutense de Madrid dentro del programa Orce. Los científicos analizaron muestras de huesos encontrados en el yacimiento Fuente Nueva 3, en los que hallaron marcas de corte. Lo más novedoso de esta investigación es que demuestra que estas poblaciones prehistóricas competían por los recursos disponibles, o bien llegando a los cadáveres de los animales antes que el resto de depredadores o bien peleando por ellos con depredadores. La investigación continúa y una de las técnicas que se pretenden utilizar es la inteligencia artificial para determinar qué animales mordieron los huesos encontrados en este yacimiento.

Hace 1,2 millones de años los primeros europeos explotaban recursos cárnicos para su alimentación. Esto ha sido demostrado en un estudio de la Universidad de Granada (UGR) que ha centrado su investigación en el yacimiento prehistórico de Fuente Nueva 3 (Orce, Granada, España).

La localidad de Orce, está situada en el noreste de la provincia de Granada, allí se atesora uno de los registros arqueopaleontológicos y geológicos más importantes del mundo para el conocimiento de la primera dispersión de los humanos fuera de África. Este lugar ha albergado información de diferentes momentos de la vida de esos primeros pobladores, la cuenca de Orce tiene los yacimientos con presencia humana más antiguos de Europa

Proyecto Orce es el nombre que enmarca la investigación cuyo director es el profesor Juan Manuel Jiménez Arenas del departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Granada. Con este trabajo se ha demostrado que esas poblaciones prehistóricas buscaban proveerse de carne de los cadáveres de animales, llegando pronto hasta ellos, es decir, antes que llegaran otros depredadores como los diente de sable o las hienas gigantes. Se alimentaban de las partes más nutritivas que podían encontrar.

El profesor José Yravedra, investigador de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) en España lidera la investigación y señala que, si hay estrías de descarnación infligidas con filos cortantes de piedra sobre un tipo de carne, “sabemos que los humanos fueron activos sobre ese animal”. Además Yravedra asegura: “La metodología es muy compleja pero se basa en la observación de todas y cada una de las alteraciones que presentan los huesos y en la comparación con especies actuales que, por razones obvias, conocemos mejor, y también con otros yacimientos”.

En una entrevista, Bienvenido Martínez, coordinador de Paleontología del Proyecto de Orce expresó: “Cabe destacar que la comarca de Orce se encuentra en la Cuenca del Guadix-Baza, en Granada (España). Esta zona está rodeada de relieves montañosos y, entre hace 4 Ma-200 Ka, contenía un gran lago junto al cual existía un vergel. Allí habitaban numerosos grupos de grandes y pequeños mamíferos, la mayor concentración de mamíferos del Pleistoceno en Eurasia. Allí también existían grupos de homínidos que competían con los grandes depredadores por los ricos recursos de la zona”.

Estos científicos se plantean si los pobladores eran cazadores o recolectores, esta es una duda que aún está por despejar y para ello se pretende dar seguimiento con estos los estudios. Es relevante poder determinar si estos pobladores cazaban o recolectaban ya que esto habla de sus capacidades cognitivas. “No es lo mismo cazar que ser un carroñero pasivo que se conforma con los despojos dejados por otros consumidores”, puntualiza, Yravedra. El trabajo taxonómico ha resultado elemental en la investigación.

Al hablar de tafonomía nos referimos a las leyes de enterramiento, esta es una disciplina de la paleontología que se ocupa de los procesos de fosilización. A través de la fosilización es posible recuperar no sólo información paleoecológica sobre los organismos sino también sobre los procesos biológicos y geológicos que pudieron haber influenciado en  su conservación. Cuando en un hallazgo se analiza la muestra tomando en cuenta esta disciplina se puede comprender cómo se formó el conjunto fósil y los agentes que pudieron haber intervenido en su acumulación. Los huesos del yacimiento de Fuente Nueva 3 tienen en su superficie diversas marcas de corte. Los investigadores aseguran que el estudio más profundo de estas marcas puede determinar realmente cual era la forma de encontrar el alimento que tenían esos primeros pobladores europeos.

La intención del Proyecto Orce es implementar un programa de investigación basado en la inteligencia artificial para así conocer las especies que mordieron los huesos hallados en Fuente Nueva 3 y ver si hay relación que permita conocer con mayor detalle las especies que dejaron marcados los huesos presentes en Fuente Nueva 3, además de ver la relación que hay entre la industria lítica tallada y las marcas de corte.

Destacamos que cuando hablamos de industria lítica nos referimos a la a producción  de herramientas a base de rocas y minerales, se conoce que esta industria tuvo su mayor auge en los periodos del Paleolítico, Mesolítico y Neolítico, la industria lítica se desarrolló lentamente pero su elaboración permite diferenciar culturas y formas de empleo.

El estudio que se lleva a cabo en Fuente Nueva 3 se titula Use of meat resources in the Early Pleistocene assemblages from Fuente Nueva 3 (Orce, Granada, Spain). Y se ha publicado en la revista académica Archaeological and Anthropological Sciences.

En este proyecto también han colaborado el Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social en Tarragona, el Museo Primeros Pobladores de Europa ‘Josep Gibert’ (Orce, Granada), el Museo Arqueológico Provincial de Granada, la Universidad de Sevilla en España, la Universidad de Salamanca en España y la Universidad de Helsinki en Finlandia.

 

Fuente: https://digibug.ugr.es/handle/10481/71741

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo