Green Moon Project quiere cultivar en la Luna

La idea de cultivar en la luna ha adquirido una importancia estratégica mucho mayor de cara a su posible colonización.

Más de 3.000 equipos en el mundo trabajan para superar todas las barreras y uno de los más avanzados es el Proyecto Luna Verde Español, nacido en la Universidad de Málaga y liderado por el joven ingeniero andaluz de 27 años José María Ortega Hernández, actualmente afincado en el Reino Unido, donde trabaja para Bentley.

El equipo ha firmado un acuerdo con el Centro de Exploración Espacial de la Universidad de Chongqing para experimentar con cultivos en el espacio tras el aterrizaje de la sonda china Chang'e 4 en la cara oculta de la Luna en enero del año pasado y logró hacer brotar una semilla de algodón, la primera planta que creció en el satélite. Ortega contactó con investigadores chinos, a los que convenció de que España tiene recursos suficientes para abrir el camino a la agricultura espacial.

Tras la confirmación de la existencia de agua en la Luna, la idea de cultivar allí ha adquirido una importancia estratégica mucho mayor de cara a su posible colonización. Es en este contexto que ha entrado en juego el interés del Centro de Exploración Espacial de China en el Proyecto Luna Verde. “Hacia mediados de este siglo habrá invernaderos allá arriba que ayudarán a sustentar a sus habitantes”, dice Ortega.

Para ello, ya se están haciendo pruebas con cultivos hortícolas en Granada para encontrar los ciclos de crecimiento y eficiencia más rápidos y con muchas limitaciones de espacio, y la idea es que las cápsulas pequeñas puedan albergar semillas. Para ello se utilizan distintos tipos de regolitos -el suelo que se encontrará en la Luna o similar- con materiales traídos de Lanzarote, otros que imitan al que han traído las misiones del satélite y normales tierra.

¿Cómo crecerán las plantas en la Luna donde la gravedad es seis veces menor que la de la Tierra? Esa simple pregunta fue el origen de Green Moon Project a principios de 2016. Desde entonces, el equipo ha estado trabajando de manera muy intensa para apoyar la agricultura espacial. Sus trabajos fusionan la geología planetaria, la biología vegetal y la ingeniería aeroespacial con el propósito de diseñar los futuros cultivos espaciales.

Green Moon Project surgió en septiembre de 2016 de la curiosidad de unos jóvenes universitarios de Málaga (España) que querían ver cómo sería la germinación de una semilla y posterior crecimiento del tallo de la planta bajo los efectos de la gravedad lunar. 

El equipo de Green Moon Project presentó su propio diseño de cápsula, un germinador lunar robótico, al concurso organizado por Team Indus dentro del Google Lunar X Prize

Green Moon Project fue un equipo multidisciplinar con un claro componente astrobiológico compuesto por dos ingenieros y un biólogo. El proyecto participó con otros 3.400 y fue seleccionado como el único equipo español que alcanzó la clasificación internacional de 15 proyectos finalistas en Bangalore (India) el 15 de marzo de 2017.

En diciembre de 2019 la selección china les visitó cuando viajaba a España. El viaje constaba de dos partes principales. La primera tuvo lugar en Madrid donde se celebraron una serie de reuniones en el Instituto de Geociencias de España (IGEO) de la Universidad Complutense de Madrid dentro del Proyecto Luna Verde y con el apoyo de la Red Nacional Española de Astrobiología y Planetología (REDESPA), la Embajada de China en España y Museo Geominero. En el Museo Geominero se pudo observar la única roca lunar que posee España. 

La segunda parte del viaje tuvo lugar en la isla española de Lanzarote en las Islas Canarias. Allí se visitaron varios lugares de gran interés como: Parque Nacional de Timanfaya, Jameos del Agua, Cueva de los Verdes, La Geria y el Mirador del Río (que da para ver la isla de la Graciosa). Estas excursiones fueron muy importantes para resaltar la rica geodiversidad que se puede encontrar en España. 

En el caso de la isla de Lanzarote los científicos encontraron un auténtico laboratorio natural que es válido para tomarlo como analogía planetaria. Esto es muy importante porque debido a su origen volcánico existen múltiples tubos de lava como los que se pueden encontrar en la Luna. Filtran los efectos de la radiación cósmica y mantienen una temperatura más constante. Es muy probable que las futuras bases en la Luna se ubiquen en enclaves de este tipo. Es por eso que Green Moon Project quiere experimentar en estos lugares geológicamente reconocidos como análogos planetarios.

A partir de ahora se trabajará para que Green Moon Project tenga su lugar en próximas misiones espaciales como especialista en agricultura espacial para futuros cultivos que proporcionen plantas, verduras, alimentos y aire fresco a los futuros humanos que vivirán fuera de la Tierra.

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo