Evidencia del dúo de agujeros negros supermasivos más unido observado

Han descubierto evidencia a 9.000 millones de años luz de un binario de agujeros negros supermasivos dentro de un objeto ferozmente energético conocido como cuásar.

Según el estudio, se trata del dúo de agujeros negros más unido observado hasta la fecha. Es único porque anteriormente solo se había encontrado un par de agujeros negros supermasivos en camino a una fusión, para esta ocasión el diámetro de la órbita del binario es de 10 a 100 veces más pequeño. Los científicos calcularon que este dúo se da vuelta cada dos años y se fusionarán en 10.000 mil años. Quizás suene mucho tiempo, pero el proceso completo tarda alrededor de 100 millones de años, lo que significa que este par está a más del 99% del camino hacia una colisión.

El estudio de los agujeros negros es todo un reto para los astrónomos. sin embargo, a pesar que aun hay mucho por conocer sobre ellos, actualmente los astrónomos están casi seguros de que los agujeros negros supermasivos de millones a miles de millones de veces la masa de nuestro Sol se encuentran en el centro de cada galaxia.

Una de las grandes interrogantes que se hacen los científicos sobre estos monstruos del cosmos, es cómo han podido llegar a adquirir tal cantidad de masa. Se cree que en su mayoría serían el resultado de la fusión con otros agujeros negros supermasivos más pequeños, aunque del mismo modo, la evidencia observacional es escasa.

Ahora, un grupo de Astrónomos liderados por Caltech han descubierto evidencia a 9.000 millones de años luz de un binario de agujeros negros supermasivos dentro de un objeto ferozmente energético conocido como cuásar.

La mayoría de los quásares que encontramos están a miles de millones de años luz de nosotros. Dado que incluso si viaja a la velocidad de la luz, estas radiaciones tardan mucho en propagarse. Estudiar estos objetos es en realidad lo mismo que usar una máquina del tiempo, por lo que podemos ver los cuerpos celestes hace miles de años, al igual que cuando la luz escapó de allí. Millones de años.

De los más de 2.000 cuásares conocidos, la mayoría existía en las primeras etapas de sus galaxias. Es posible que la Vía Láctea se haya celebrado en los primeros días y ha permanecido en silencio desde entonces. Los quásares emiten hasta un billón de voltios de energía, superando toda la luz recogida por todas las estrellas de la Vía Láctea.

Son indiscutiblemente, los objetos más brillantes del universo y su poder luminoso es de 10 a 100.000 veces el de la Vía Láctea. No son los únicos objetos con estas características, de hecho forman parte de un grupo de cuerpos celestes llamados núcleos galácticos activos, que también incluye las galaxias y cuerpos celestes de Seifert.

Además de estudiar los cuásares para aprender cómo se produce todo esto, nos sirven para entender cómo y cuándo se han formado estos agujeros negros supermasivos en el Universo. Comprender la formación y evolución de los cuásares es importante también para saber cuándo y cómo se han formado las galaxias, ya que ambos están íntimamente ligados.

Según el estudio, se trata del dúo de agujeros negros más unido observado hasta la fecha. Es único porque anteriormente solo se había encontrado un par de agujeros negros supermasivos en camino a una fusión, para esta ocasión el diámetro de la órbita del binario es de 10 a 100 veces más pequeño.

Los científicos calcularon que este dúo se da vuelta cada dos años y se fusionarán en 10.000 años. Quizás suene mucho tiempo, pero el proceso completo tarda alrededor de 100 millones de años, lo que significa que este par está a más del 99% del camino hacia una colisión.

Esta pareja danzante cósmica se encuentra a 9 mil millones años luz de distancia, cada uno de los dos cuerpos gigantes tiene masas que son cientos de millones de masas solares, y los objetos están separados por una distancia de aproximadamente 50 veces la que separa a nuestro Sol de Plutón.

Giran a gran velocidad. Para poder hacernos una idea tomamos como referencia a Plutón que se tarda unos 248 años en completar una vuelta, mientras que este par de agujeros negros completan una órbita binaria en solo 2 años.

Para su descubrimiento, un equipo de astrónomos se encontraba estudiando las variaciones de brillo en los cuásares. Los cuásares son núcleos activos de galaxias en los que un agujero negro supermasivo extrae material de un disco que lo rodea, en otras palabras, se está alimentando.

En algunos cuásares, el agujero negro supermasivo crea un chorro que sale disparado casi a la velocidad de la luz. Notaron algo inusual en un cuásar llamado PKS 2131-021, tras analizar 45 años de observaciones de radio que muestran que el sistema se oscurece y se aclara periódicamente.

«Cuando nos dimos cuenta de que los picos y valles de la curva de luz detectados de tiempos recientes coincidían con los picos y valles observados entre 1975 y 1983, supimos que estaba ocurriendo algo muy especial», dijo en un comunicado de prensa Sandra O’Neill, autora principal del nuevo estudio y estudiante de grado en Caltech.

Esta investigación es una muestra de que la perseverancia y el trabajo conjunto de años puede acabar en un valioso resultado. Es fundamental para mejorar nuestra comprensión sobre cómo estos objetos se vuelven increíblemente masivos.

Referencia:

Astrophysical Journal Letters 2022. Astronomers find evidence for the tightest-knit supermassive black hole duo observed to date (Press Release)

 

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo