Estos maniquíes ayudarán a estudiar la radiación para el viaje a la Luna

Sus nombres son Helga y Zohar y sus cuerpos de plástico con forma de mujer, están llenos de más de 5.600 sensores cada uno para medir la carga de radiación y viajaran alrededor de la Luna.

 

Estos dos maniquíes ocuparán los asientos de los pasajeros en la primera misión Artemis de la NASA este verano, un viaje sin tripulación que allanará el camino para que los astronautas viajen de manera segura a las cercanías de la Luna y de regreso a la Tierra.

Helga y Zohar ya comenzaron a viajar, estos maniquíes partieron de Alemania en un avión y se dirigen al Centro Espacial Kennedy de la NASA, en Florida, donde el Centro Aeroespacial Alemán DLR los entregará para su integración antes del lanzamiento.

El Módulo de Servicio Europeo, la central eléctrica que suministrará propulsión, electricidad, control térmico, aire y agua a la nave espacial Orión, impulsará a los maniquíes más lejos de lo que cualquier ser humano haya llegado antes. Una vez que los llamados fantasmas vuelen más allá de la Luna, estarán a casi medio millón de kilómetros de la Tierra.

Dos fuentes de radiación son motivo de preocupación: la radiación cósmica galáctica del exterior de la galaxia y las partículas cargadas impredecibles pero virulentas que provienen de nuestro propio Sol.

La radiación cósmica siempre está ahí, y también es la principal fuente de radiación para aumentar el riesgo de cáncer de la tripulación en las misiones a la Luna y Marte. Los eventos solares liberan una gran cantidad de radiación en un corto período de tiempo, lo que provoca la enfermedad por radiación, con síntomas como náuseas y fatiga.

Estas partículas energéticas pueden atravesar metales y plásticos y golpear las células humanas. Helga y Zohar navegarán dos períodos de intensa radiación en las primeras horas del lanzamiento, y nuevamente de regreso a la Tierra, cuando viajen a través de las dos rosquillas gigantes de radiación, llamadas cinturones de Van Allen, que rodean nuestro planeta.

“El par nos permitirá por primera vez medir con una precisión sin precedentes la cantidad de radiación a la que están expuestos los astronautas durante los viajes lunares”, explica Thomas Berger, científico principal del  Experimento de Radiación Matroshka AstroRad (MARE)  en DLR.

Los maniquíes no están solos en su misión. Para obtener una imagen completa de la radiación y ayudar a proteger a los humanos para las misiones a la Luna y más allá, la prueba de vuelo de Artemis lleva a bordo una gran cantidad de instrumentos y experimentos.

Las hermanas de radiación que soportarán la dosis de radiación de un sobrevuelo lunar simulan torsos femeninos. Los maniquíes miden 95 centímetros de alto, pesan 36 kilogramos y están compuestos por 38 láminas de plástico que imitan la densidad de huesos, músculos y órganos. En los hospitales se utilizan maniquíes similares para cuantificar la dosis correcta de radiación para las terapias contra el cáncer.

“Elegimos fantasmas femeninos porque el número de mujeres que vuelan al espacio está aumentando y también porque el cuerpo femenino suele ser más vulnerable a la radiación. Cuando se trata de los efectos nocivos de la radiación espacial, los senos y los ovarios tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer”, dice Thomas. 

Alrededor de 5.600 cristales diminutos se distribuyen por igual dentro de cada fantasma en las áreas del cuerpo más sensibles a la radiación: pulmones, estómago, útero y médula ósea. Estos cristales pueden almacenar radiación ionizante y ayudar a mapear su impacto dentro del cuerpo humano.

Mientras que miles de dosímetros pasivos registrarán la dosis de radiación desde el lanzamiento hasta el regreso a la Tierra, un conjunto de 34 detectores alimentados por baterías mapearán la dosis de radiación tanto en la piel como en los órganos internos de los fantasmas en intervalos de cinco minutos durante toda la misión.

La principal diferencia entre los maniquíes gemelos es que Zohar usará un chaleco de protección contra la radiación, llamado AstroRad , mientras que Helga no lo hará.

Hecho de polietileno para bloquear mejor los protones dañinos, el chaleco cubrirá completamente el cuerpo de Zohar. Comparando la dosis de radiación que recibe con la de Helga sin protección, los científicos pretenden comprender cómo proteger mejor a las futuras tripulaciones.

Un gran equipo de científicos de agencias espaciales y universidades de todo el mundo forman parte del Experimento de Radiación Matroshka AstroRad, un esfuerzo internacional que incluye al Centro Aeroespacial Alemán, la Agencia Espacial de Israel y la NASA.

“Este experimento demuestra que la ciencia une a las personas”, añade Thomas. Los científicos tendrán que esperar 30 días después del amerizaje para recuperar a Helga y Zohar. Luego comenzará la segunda parte de la misión: extraer los datos de los miles de sensores para su análisis.

Referencia:

ESA. 2022. Two european mannequins on a radiation mission to the moon (Press Release)

 

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo