Estos 3 exoplanetas descubiertos en realidad no son…

Uno de los principales objetivos de nuestra observación del cielo ha sido encontrar exoplanetas.

A medida que se desarrolló la tecnología, nos dimos cuenta de que lo que podíamos ver era solo una fracción de lo que había en el universo. No obstante, continuamos mirando el espacio. Uno de los principales objetivos de nuestra observación del cielo ha sido encontrar exoplanetas.

El descubrimiento de exoplanetas comenzó en los años 90 y desde entonces se han descubierto alrededor de 3.500 de estas tierras lejanas. Desde los primeros hallazgos, planetas del tamaño de Júpiter que orbitan estrellas más cerca de lo que Mercurio gira alrededor del Sol.
Desde entonces, se han descubierto alrededor de 3.500 exoplanetas. Sí existen alrededor de 200.000 millones de estrellas en la galaxia de la Vía Láctea, y cada una de ellas tiene al menos un planeta, eso supone miles de millones de posibilidades de que haya planetas parecidos a la Tierra.

El surgimiento de los exoplanetas, la degradación de  Plutón a “planeta enano” hace una década, y la posibilidad de un Planeta 9 más allá de Neptuno son ejemplos de que, al paso de cada año y con cada nuevo descubrimiento, las ideas preconcebidas acerca del universo a nuestro alrededor están hechas para ser refutadas.

Tan cierto es esto que los astrónomos han ‘perdido’ tres exoplanetas. Esto significa que estos tres objetos espaciales, anteriormente considerados exoplanetas, no son planetas en absoluto. Los objetos Kepler-854b, Kepler-840b y Kepler-699b parecen ser demasiado grandes para ser exoplanetas, incluso hay un cuarto objeto, Kepler-747b, que se considera un caso límite para calificar como planeta. Los científicos creen que son estrellas.

El descubrimiento provino de astrónomos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), liderados por Prajwal Niraula. El equipo trabajó con mediciones actualizadas de estrellas con planetas para volver a verificar el tamaño de los mundos que las orbitan. Además de los objetos mencionados, un cuarto (Kepler-747b) está en evaluación.

Originalmente los autores plantean estudiar sistemas con signos de distorsiones de marea gravitacionales. “Si tienes dos objetos muy juntos, la atracción gravitatoria de uno hará que el otro tenga forma de huevo elipsoidal”, explica Niraula. “Esto te da una idea de cuán masivo es ese compañero». Así, es posible determinar si el sistema solo tiene estrellas o si también hay planetas en él.

Los planetas pueden ser notoriamente difíciles de detectar ya que, a diferencia de las estrellas, no emiten su propia luz. Entonces, ¿cómo se encuentran?

Podemos detectar la luz proveniente de una estrella. Cuando un planeta se interpone entre la estrella y nosotros, hay una ligera disminución o ‘inmersión’ en la luz captada por nuestras sofisticadas lentes que apuntan al cielo.

El equipo del MIT realizó más controles de tamaño a través de mediciones actualizadas de estrellas que tienen planetas en sus órbitas. De esa manera confirmaron que el exoplaneta Kepler-854b era un «falso positivo planetario».

Luego se preguntaron si podría haber más de estos «falsos planetas» y estudiaron minuciosamente el catálogo de descubrimientos de Kepler. Esta base de datos cuenta con más de 2.000 mundos que orbitan alrededor de otras estrellas.

A través de las estimaciones más recientes y precisas de las propiedades estelares, descubrieron que Kepler-854b, Kepler-840b y Kepler-699b tienen entre dos y cuatro veces el tamaño de Júpiter. «La mayoría de los exoplanetas son del tamaño de Júpiter o mucho más pequeños», señaló Niraula.

Por lo tanto, estos objetos, al tener el doble del tamaño del gigante gaseoso, despertaron sospechas en el equipo. «Si es más grande que eso, no puede ser un planeta», dijo.

Kepler-747b, por su parte, es un exoplaneta de aproximadamente 1,8 veces el tamaño de Júpiter. Sin embargo, está relativamente lejos de su estrella y la luz que recibe es demasiado baja para sustentar un planeta. De forma que, Kepler-747b sigue siendo un objeto con estado planetario «sospechoso», pero no del todo imposible.

Avi Shporer, científico del Instituto Kavli de Astrofísica e Investigación Espacial, cree que el estudio hace que la lista actual de planetas sea más completa. «La gente depende de esta lista para analizar la población de los planetas en su conjunto», afirmó. “Entonces, una muestra con algunos ‘intrusos’, posiblemente brindará resultados no sean precisos. Por lo que es importante que la lista no esté contaminada”.

Dar con un planeta fuera de nuestro sistema solar es como encontrar una aguja en un pajar.

Para el equipo, en el futuro, no debería haber muchas otras correcciones de este tipo en los catálogos de exoplanetas. “Esta fue una pequeña corrección proveniente de una mejor comprensión de las estrellas, la cual solo mejora con el tiempo”, explicó Shporer. Las posibilidades de que el radio de una estrella sea tan incorrecto son mucho menores.
A medida que avanza la tecnología, los científicos utilizan técnicas más nuevas para encontrar exoplanetas con precisión.

Referencia:

 
Prajwal Niraula. et al. Revisiting Kepler Transiting Systems: Unvetting Planets and Constraining Relationships among Harmonics in Phase Curves. The Astronomical Journal. 2022. https://doi.org/10.3847/1538-3881/ac4f64
 
Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo