Este es el motivo por el que el Sol ha estado extrañamente quieto

Un nuevo estudio podría explicar el motivo por el que el Sol ha estado extrañamente quieto durante años.


Nuestra estrella favorita, el sol, ha sido objeto de estudio durante décadas. El estudio de su actividad ha evolucionado desde el descubrimiento inicial de su ciclo de manchas de 11 años hasta el estudio de miles de estrellas, su actividad, composición y variabilidad.

Sabemos que dicho ciclo tiene máximos solares en los cuales las erupciones aumentan al igual que las manchas solares y las eyecciones de masa coronal.

Una mancha solar es una región del Sol que tiene una temperatura más baja que sus alrededores, y con una intensa actividad magnética. Una mancha solar típica consiste en una región central oscura, llamada "umbra", rodeada por una "penumbra" más clara. Una sola mancha puede llegar a medir hasta 12.000 km (casi tan grande como el diámetro de la Tierra), pero un grupo de manchas puede alcanzar 120.000 km de extensión e incluso algunas veces más.

Sin embargo en el siglo XVII, el Sol pasó por un  período muy diferente, un mínimo muy extraño, donde no aparecieron casi manchas solares. Ahora, una investigación publicada en The Astronomical Journal nos revela un poco de luz sobre este asunto.

El mínimo, motivo de estudio lleva el nombre de “Mínimo de Maunder” que ocurrió desde 1646 hasta 1717. Los informes sobre manchas solares arrojan un descenso en el número de manchas solares respecto a los datos de la primera mitad del siglo.

Aunque no se sabe realmente que ocasionó este mínimo, el estudio se basó en otras estrellas similares al sol para comparar su actividad e intentar obtener ideas.

Anna Baum de la Universidad Estatal de Pensilvania y su equipo detectaron una estrella que al parecer había entrado en un estado muy parecido al mínimo de Maunder. Se trata de la estrella llamada HD 166620 con un ciclo estimado de aproximadamente 17 años. “Será muy emocionante seguir observando esta estrella durante este mínimo y, con suerte, también después de que emerja de él”, comenta Baum.

Los autores del estudio pensaron por un tiempo que había un error en la medición de los datos recopilados. Porque el período de baja actividad comienza en un intervalo entre las observaciones de la estrella.

Sin embargo esta estrella no ha sido la única bajo la lupa del equipo de Baum, en total se estudiaron un total de 59 estrellas, 29 de las cuales resultaron tener ciclos de manchas confirmados, las restantes no se confirman por diferentes motivos, una velocidad de rotación muy lenta u otras causas diversas que pueden impedir que se produzca magnetismo. Por otro lado, algunos candidatos de actividad estelar no pudieron ser verificados porque se necesita un tiempo de observación equivalente a dos períodos completos para su confirmación.

La muestra de estrellas similares al Sol utilizada consiste principalmente en el tipo espectral G, con algunas estrellas F y K. Sus masas oscilan entre un mínimo de 0,7  y un máximo atípico de unos 2,3 veces la masa del Sol, con la mayoría de la muestra entre 0,7 y 1,5 veces la masa del Sol. Las temperaturas efectivas están contenidas entre 4900 y 6000 K.

Se recolectaron todas las observaciones de los valores S de cuatro fuentes para ensamblar la serie temporal más completa posible desde 1966 hasta el presente. Esto incluye la compilación y las referencias cruzadas de cada conjunto de datos de varios recursos. Una vez combinados, abordamos y corregimos las compensaciones entre los conjuntos de datos.

Para toda la longitud de los datos combinados, se eliminaron los valores atípicos de un solo punto de datos para mejorar el análisis de las tendencias a largo plazo. Se eliminaron todos los puntos de datos con más de tres desviaciones estándar de la media y se verificaron los datos para confirmar que este proceso no trunca las variaciones naturales de las estrellas debido a las tendencias de actividad a largo plazo.

Como conclusión, el equipo ha comentado que existe la posibilidad de que el campo magnético del Sol se haya cerrado durante un periodo de tiempo o debilitado significativamente.

Entender las actividades de nuestra estrellas es indispensable para conocer su pasado y su futuro, y sus posibles efectos sobre nuestro planeta y el sistema solar en general.

Es bien sabido que el clima solar comprende amenazas directas hacia la tierra, trabajos como estos nos ayudan a entender lo que pueda ocurrir, cuando y sus efectos positivos y negativos.

Referencia:

Anna C. Baum et al.  Five Decades of Chromospheric Activity in 59 Sun-like Stars and New Maunder Minimum Candidate HD 166620. The Astronomical Journal 2022. https://doi.org/10.3847/1538-3881/ac5683

 

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo