¿Esta es la clave para la eterna juventud?

Ahora, un equipo de investigadores ha conseguido revertir el proceso de envejecimiento en la piel y los riñones de ratones de mediana edad y ancianos.

Ahora, un equipo de investigadores del Instituto Salk, en colaboración con Genentech, liderado por el español Juan Carlos Izpisua Belmonte, ha conseguido revertir el proceso de envejecimiento en la piel y los riñones de ratones de mediana edad y ancianos sin que generen tumores ni ningún otro problema de salud, gracias a una terapia que ha logrado rejuvenecer sus células.

Izpisua Belmonte, profesor del Laboratorio de Expresión Génica Roger Guillemin Chair del Instituto Salk, ha explicado a la prensa los detalles del hallazgo cuyos resultados han sido publicados recientemente.

“Queremos devolver la plena funcionalidad a las células envejecidas para que sean más resistentes a enfermedades y lesiones. Nuestros resultados demuestran que, al menos en ratones, hay un camino para lograrlo”, explica el biólogo Juan Carlos Izpisua, uno de los autores principales del estudio.

La técnica de estos investigadores no solo consigue retrasar el reloj epigenético de las células que es el indicador bioquímico que puede medir la edad en función de los niveles de metilación del ADN, sino que además, es capaz de mejorar implícitamente sus funciones, Izpisua lo explica de esta manera: “Además de abordar las enfermedades relacionadas con el envejecimiento, este enfoque puede proporcionar a la comunidad biomédica una nueva herramienta para restaurar la salud de los tejidos y del organismo, mejorando la función y la capacidad de recuperación de las células en diferentes situaciones de enfermedad, como las enfermedades neurodegenerativas”.

A medida que envejecemos, cada célula de nuestro cuerpo lleva un reloj molecular que registra el paso del tiempo. Como consecuencia de ese envejecimiento, las personas mayores tienen marcadores epigenéticos, es decir, sustancias químicas en su ADN distintos en comparación con las personas jóvenes.

Se sabe que esos marcadores epigenéticos pueden volver a su patrón original añadiendo una mezcla de cuatro moléculas de reprogramación, también conocidas como "factores de Yamanaka". De hecho, así es como se pueden convertir células adultas en células madre.

En 2016, el laboratorio de Izpisúa Belmonte ya sugirió que se podían usar los factores de Yamanaka para contrarrestar las señales de la edad y aumentar la esperanza de vida en ratones con envejecimiento prematuro. Y más recientemente, el equipo descubrió que, incluso en ratones jóvenes, los factores de Yamanaka pueden acelerar la regeneración muscular.

"Después de nuestro estudio inicial de 2016, varios otros laboratorios de todo el mundo han utilizado el mismo enfoque para demostrar mejoras en la regeneración de diferentes tejidos en ratones y el rejuvenecimiento de células humanas. Todos estos estudios prueban además que la expresión controlada de factores Yamanaka para la reprogramación celular puede beneficiar diversas condiciones y podría ser útil tanto para la prevención como para el tratamiento de enfermedades", explica Izpisua.

Pese a estos interesantes avances, los investigadores reconocen que aún queda mucho camino por recorrer: "la aplicación de nuestro enfoque a humanos requiere más pasos, cómo desarrollar formas de administrar los factores y controlar los niveles y cuánto tiempo se expresan los factores".

En cuanto a esas posibles formas de administrar los factores de Yamanaka, están probando dos métodos diferentes. Uno de ellos, señala Izpisua, sería mediante ARN. “Sin duda, estamos hablando de avances que prolongarán la vida del ser humano. Creemos que evitar la disminución de la función de las células y la acumulación de inflamación que ocurre con la edad prolongará la salud y evitará el desarrollo de enfermedades como la sarcopenia, la diabetes y las enfermedades neurodegenerativas. En conjunto, estos efectos beneficiosos pueden ayudar a prolongar la vida humana", concluye el investigador  Izpisua Belmonte.

La ansiada fórmula de la eterna juventud aún no ha sido encontrada, para los investigadores hay muchas interrogantes a las que encontrarles respuestas como por ejemplo por qué funciona mejor en unos tejidos que en otros o a partir de qué momento esta terapia se muestra incapaz de servir de ayuda a las células.

Además, todavía estamos hablando de ensayos clínicos en ratones. Sobra decir que trasladar este tipo de terapias a nuestro organismo supone todavía un reto mucho mayor. Pero aunque este proceso esté lejos de convertirse en nuestra fuente de la eterna juventud, es tremendamente ilusionante lo que han conseguido este grupo de científicos.

A pesar de que se necesita investigar más, los científicos son optimistas respecto a las posibles aplicaciones futuras del hallazgo. Sin lugar a dudas este hallazgo abre la puerta a luchar contra las enfermedades degenerativas y a recuperar tejidos.

 

Referencia:

 

Juan Carlos Izpisua Belmonte. et al. In vivo partial reprogramming alters age-associated molecular changes during physiological aging in mice. Nature Aging  DOI https://doi.org/10.1038/s43587-022-00183-2

 

 

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo