¿Es cierto que podrían desatarse supererupciones volcánicas pronto?

Si bien se inyectan fondos para prevenir escenarios de baja probabilidad, como la colisión de asteroides, la amenaza mucho más probable de una gran erupción volcánica está casi ignorada, a pesar de que se podría hacer mucho para reducir los riesgos, dicen los investigadores.

 

El mundo está "lamentablemente mal preparado" para una erupción volcánica masiva y las posibles repercusiones en las cadenas de suministro globales, el clima y los alimentos, según expertos del Centro para el Estudio del Riesgo Existencial (CSER) de la Universidad de Cambridge y la Universidad de Birmingham. Aseguran que existe un "concepto erróneo generalizado" de que los riesgos de grandes erupciones son bajos, y describen la actual falta de inversión gubernamental en el monitoreo y la respuesta a posibles desastres volcánicos como "imprudente".

Sin embargo, los investigadores argumentan que se pueden tomar medidas para protegerse contra la devastación volcánica, desde una mejor vigilancia hasta una mayor educación pública y manipulación del magma, y ​​los recursos necesarios para hacerlo están muy retrasados.

"Los datos recopilados de los núcleos de hielo sobre la frecuencia de las erupciones en el tiempo profundo sugieren que existe una posibilidad entre seis de una explosión de magnitud siete en los próximos cien años. Eso es una tirada de dados", dijo la coautora del artículo e Investigadora del CSER Dra. Lara Mani, experta en riesgo global. "Tales erupciones gigantescas han causado un cambio climático abrupto y el colapso de civilizaciones en el pasado distante". Continúa explicando Mani.

La investigadora compara el riesgo de una erupción gigante con el de un asteroide de 1 km de ancho que se estrella contra la Tierra. Tales eventos tendrían consecuencias climáticas similares, pero la probabilidad de una catástrofe volcánica es cientos de veces mayor que las posibilidades combinadas de la colisión de un asteroide o un cometa.

Una erupción en Tonga en enero de este año, fue la más grande jamás registrada instrumentalmente. Los investigadores argumentan que si hubiera durado más tiempo, liberado más ceniza y gas, o si hubiera ocurrido en un área llena de infraestructura crítica, como el Mediterráneo, entonces las ondas de choque globales podrían haber sido devastadoras.

"Laerupción de Tonga fue el equivalente volcánico de un asteroide, y debe tratarse como una llamada de atención", dijo Mani.

Los expertos de CSER citan investigaciones recientes que detectan la regularidad de grandes erupciones mediante el análisis de rastros de picos de azufre en muestras de hielo antiguo. Una erupción de diez a cien veces más grande que la explosión de Tonga ocurre una vez cada 625 años, el doble de lo que se pensaba anteriormente.

"La última erupción de magnitud siete fue en 1815 en Indonesia", dijo el coautor, el Dr. Mike Cassidy, experto en volcanes e investigador visitante de CSER, ahora con sede en la Universidad de Birmingham. "Se estima que 100 000 personas murieron localmente y las temperaturas globales cayeron un grado en promedio, lo que provocó malas cosechas masivas que provocaron hambrunas, levantamientos violentos y epidemias en lo que se conoce como el año sin verano", dijo.

"Ahora vivimos en un mundo con ocho veces la población y más de cuarenta veces el nivel de comercio. Nuestras complejas redes globales podrían hacernos aún más vulnerables a los impactos de una gran erupción".

Las pérdidas financieras de una erupción de gran magnitud serían multimillonarias y de una escala comparable a la pandemia, dicen los expertos.

Mani y Cassidy describen los pasos que, según dicen, deben tomarse para ayudar a pronosticar y gestionar la posibilidad de una erupción que altere el planeta, y ayudar a mitigar el daño de erupciones más pequeñas y frecuentes. Estos incluyen una identificación más precisa de los riesgos. Solo conocemos la ubicación de un puñado de las 97 erupciones clasificadas como de gran magnitud en el "Índice de Explosividad Volcánica" durante los últimos 60 000 años. Esto significa que podría haber docenas de volcanes peligrosos repartidos por todo el mundo con el potencial de una destrucción extrema, de los que la humanidad no tiene ni idea.

"Es posible que no sepamos ni siquiera sobre erupciones relativamente recientes debido a la falta de investigación sobre núcleos marinos y lacustres, particularmente en regiones desatendidas como el sudeste asiático", dijo Cassidy. "Los volcanes pueden permanecer inactivos durante mucho tiempo, pero aún así ser capaces de una destrucción repentina y extraordinaria".

Hay que mejorar el seguimiento, dicen los expertos del CSER. Solo el 27% de las erupciones desde 1950 han tenido un sismómetro cerca de ellas, y solo un tercio de esos datos nuevamente se han ingresado en la base de datos global para "disturbios volcánicos".

"Los vulcanólogos han estado pidiendo un satélite de monitoreo de volcanes dedicado durante más de veinte años", dijo Mani. "A veces tenemos que confiar en la generosidad de las empresas privadas de satélites para obtener imágenes rápidas".

Los expertos también piden una mayor investigación sobre la "geoingeniería" de los volcanes. Esto incluye la necesidad de estudiar formas de contrarrestar los aerosoles liberados por una erupción masiva, que podría conducir a un "invierno volcánico". También dicen que se debe emprender el trabajo para investigar la manipulación de bolsas de magma debajo de los volcanes activos.

Referencia:

Michael Cassidy. et al. Huge volcanic eruptions: time to prepare.  Nature 2022. DOI: 10.1038/d41586-022-02177-x

 

 

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo