Enorme tsunami detectado en 2021 producto de terremotos invisibles

En agosto de 2021 un enorme tsunami se extendió por los océanos Atlántico Norte, Pacífico e Índico.

Era la primera vez que se registraba un tsunami en tres océanos diferentes de la Tierra desde el catastrófico terremoto del Océano Índico de 2004; en ese momento, los científicos pensaron que fue causado por un terremoto de magnitud 7,5 detectado cerca de las Islas Sandwich del Sur. Un nuevo estudio publicado el pasado 8 de febrero en la revista Geophysical Research Letters , ha revelado que el terremoto fue en realidad una secuencia de cinco sub-terremotos, separados en el tiempo por solo algunos minutos. Y el tercero de estos mini-terremotos, un terremoto "invisible" más superficial oculto en los datos y pasado por alto por los sistemas de monitoreo en ese momento, fue un terremoto de magnitud 8.2, y este último fue el responsable del tsunami.

 

Aunque generalmente consideramos que el suelo es sólido y estable, la tierra, de hecho, se mueve constantemente bajo nuestros pies. Casi todos los años, ocurre un gran terremoto en algún lugar del mundo y capta la atención del público. Mientras tanto, todos los días, miles de temblores más pequeños a menudo pasan desapercibidos para la mayoría de las personas.

Un gran terremoto a menudo es seguido por réplicas, que son terremotos más pequeños que resultan del ajuste de la corteza al terremoto principal. Estas réplicas pueden ayudar a los científicos a identificar el origen del terremoto principal, pero pueden crear problemas para quienes sufren sus secuelas.

Si el terremoto ocurre en el océano, puede empujar poderosas olas, conocidas como tsunamis. El movimiento repentino hacia arriba o hacia abajo del lecho marino durante un terremoto crea grandes olas de tsunami. Los terremotos también pueden desencadenar tsunamis al provocar deslizamientos de tierra submarinos, que también desplazan grandes cantidades de agua de mar.

En agosto de 2021, un enorme tsunami se extendió por los océanos Atlántico Norte, Pacífico e Índico. Era la primera vez que se registraba un tsunami en tres océanos diferentes de la Tierra desde el catastrófico terremoto del Océano Índico de 2004; en ese momento, los científicos pensaron que fue causado por un terremoto de magnitud 7,5 detectado cerca de las Islas Sandwich del Sur.

Sin embargo, los científicos quedaron desconcertados al descubrir que el supuesto epicentro del terremoto estaba a 47 km por debajo del fondo del océano, que es demasiado profundo para causar un tsunami, y que la ruptura de la placa tectónica que lo generó estaba a casi 400 km. de largo: ese tipo de ruptura debería haber causado un terremoto mucho más grande.

Un nuevo estudio publicado el pasado 8 de febrero en la revista Geophysical Research Letters ha revelado que el terremoto fue en realidad una secuencia de cinco sub-terremotos, separados en el tiempo por solo algunos minutos. Y el tercero de estos mini-terremotos, un terremoto "invisible" más superficial oculto en los datos y pasado por alto por los sistemas de monitoreo en ese momento, fue un terremoto de magnitud 8.2, y este último fue el responsable del tsunami.

En un comunicado Zhe Jia, sismólogo del Instituto de Tecnología de California, afirmó: "El tercer evento es especial porque fue enorme y silencioso", además añadió: "En los datos que normalmente miramos para el monitoreo de terremotos, era casi invisible".

Los investigadores pudieron recuperar la señal del tercer terremoto de la maraña de ondas sísmicas cortando los datos en fragmentos más largos de 500 segundos y usando un algoritmo para desentrañar sus partes constituyentes. Solo entonces apareció el terremoto de 200 segundos, que según Jia representó el 70% de la energía liberada durante todo el evento.

El terremoto oculto, que rompió una interfaz de 200 km de largo entre dos placas, tuvo lugar a solo 15 km debajo de la superficie de la Tierra, una profundidad ideal para generar un tsunami. Este tercer terremoto, permaneció oculto porque fue un híbrido entre dos tipos de terremotos oceánicos, el tipo de "ruptura profunda" que resulta de un deslizamiento repentino de placas, y un "deslizamiento tsunamigénico lento" creado por un movimiento mucho más lento, a veces de semanas.

Los terremotos de deslizamiento lento pueden liberar tanta energía tectónica como un terremoto de gran magnitud, pero su ritmo lento, junto con el hecho de que no causan ningún movimiento sísmico pronunciado, a menudo puede dificultar su detección.

De hecho, la mayoría de los sistemas de alerta de terremotos y tsunamis tienden a enfocarse en rastrear los períodos cortos a medianos de las ondas sismológicas, dejando ondas con períodos más largos, que aún son capaces de generar tsunamis que amenazan la vida, enterrados dentro de los datos, dijo Jia.

Los investigadores quieren cambiar esto y se han fijado un objetivo a largo plazo para diseñar un sistema que pueda detectar y advertir automáticamente a las regiones costeras sobre terremotos más complejos que causan tsunamis de la misma manera que lo hacen los sistemas actuales para los más simples.

“Con estos terremotos complejos, ocurre el terremoto y pensamos: 'Oh, eso no fue tan grande, no tenemos que preocuparnos'. Y luego el tsunami golpea y causa muchos daños", dijo en el comunicado Judith Hubbard, geóloga del Observatorio de la Tierra de Singapur que no participó en el estudio. "Este estudio es un gran ejemplo de cómo podemos entender cómo funcionan estos eventos y cómo podemos detectarlos más rápido para que podamos tener más advertencias en el futuro".

 

Referencia: 

Zhe Jia et al.
The 2021 South Sandwich Island Mw 8.2 Earthquake: A Slow Event Sandwiched Between Regular Ruptures. https://doi.org/10.1029/2021GL097104

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo