Encuentran una lagartija dentro de un ámbar

La resina fosilizada, capaz de albergar seres del pasado y otros elementos de un ayer muy lejano, ha vuelto a presentarnos un ser que existió hace millones de años.

El ámbar no es desconocido por los aficionados a la prehistoria. La resina fosilizada, capaz de albergar seres del pasado y otros elementos de un ayer muy lejano, ha vuelto a presentarnos un ser que existió hace millones de años. 110 millones de años, concretamente. Hablamos de una especie de lagarto desconocida, especialmente extraño, que ha sido encontrado en Myanmar (vía Nature).

Se trata de un hallazgo presentado en un pormenorizado estudio realizado por investigadores de la Universidad Estatal Sam Houston, en la que el científico Juan Daza ha liderado. En este documento, se indica que el pequeño ser, una diminuta lagartija, fue encontrado atrapado dentro de un trozo de ámbar que se localizó en Myanmar. Este animal se trata de un reptil que habitó el planeta hace 110 millones de años, justo en el periodo Cretácico, uno de los periodos en los que los dinosaurios reinaron a golpe de garra y diente.

"Tuvimos la rara oportunidad de estudiar el esqueleto articulado, pero también describir la apariencia externa de la lagartija, de la misma manera que los herpetólogos [especialistas en anfibios y reptiles] estudian las especies modernas", comentaba Daza. El ejemplar, que se trataba de un reptil joven, quedó atrapado con la savia de un árbol invasor que puso el final a su vida pero que lo conservó durante millones de años.

El animal ha sido bautizado como Retinosaurus hkamtiensis, y se encontró en las minas de Hkamti (Myanmar), a unos 100 kilómetros de las célebres y conocidas minas de ámbar en Hukawng, uno de los lugares en los que mayor número de vertebrados del Cretácico conservados en ámbar se han encontrado.

Este lagarto, miembro de la superfamilia de lagartos Scincoidea, considerados como los equivalentes modernos de los dinosaurios, es un hallazgo muy importante. "Los ancestros de Dinosaurios podrían haber sobrevivido durante unos 50 millones de años en estas islas, lo que explicaría su presencia aquí, mientras que otra radiación se trasladó a América del Norte", comentan en el estudio.

Si bien el grado de conservación es bastante bueno, es cierto que al ejemplar le faltaban varios apéndices como las patas traseras y las colas. Sin embargo, sus esquemas y su párpado izquierdo están exquisitamente preservados, así como los escarabajos, también de la época de este animal que convivió con los dinosaurios.

Entre otros interesantes encuentros de este tipo, podemos mencionar el del sudoesteasiatico, en el 2016, varios especímenes de lagartijas fosilizadas en ámbar fueron encontrados en el sudeste asiático.

“Fue increíblemente emocionante ver estos animales por primera vez” dijo Edward Stanley, miembro del equipo de búsqueda. “Fue emocionante y asombroso realmente, ver lo bien conservado que estaba.”

“El descubrimiento podrá ayudar a la investigación y aprender más sobre los ecosistemas perdidos del mundo”, dijo el científico, "también podría ayudar a estudiosos a aprender más sobre las criaturas modernas familiares de estas especies".

También en marzo de 2020 se describió la nueva especie Oculudentavis khaungraae en un artículo en la revista Nature a partir de un pequeño cráneo de 99 millones de años de antigüedad atrapado en una piedra de ámbar de Myanmar. Su mandíbula alargada, sus grandes ojos y su corta y abovedada caja craneal hicieron creer al equipo investigador que se encontraban delante del dinosaurio aviano más pequeño jamás hallado, de un tamaño parecido al colibrí más pequeño conocido.

Para concluir recordemos el hallazgo de México en el 2013 cuando un grupo de Científicos mexicanos estudian una lagartija completa que conserva restos de tejido blando, preservada en ámbar, y que de forma preliminar ha sido identificada como una nueva especie del género Anolis, que vivió hace unos 23 millones de años.

La pequeña pieza de ámbar amarillo, con forma de trapezoide, que encierra el esqueleto, fue hallada hace varios meses en los yacimientos de Simojovel, en norte del estado sudoriental de Chiapas, y desde entonces está en estudio.

La resina fósil suele contener restos pequeños de plantas y animales, pero es raro encontrar vertebrados completos como el que está en exhibición y bajo resguardo del Museo del Ámbar en el Exconvento de La Merced en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.

Francisco Riquelme, del Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), destacó que se trata de "un animal completo y articulado, que preserva además restos de tejido blando y piel".

"Este ejemplar se encuentra bajo estudio taxonómico por paleontólogos de la UNAM. Como un avance preliminar, se ha identificado como una nueva especie del género Anolis, una lagartija arborícola del ámbar de Chiapas", explicó el científico.

Referencia:

Čerňanský, AA et al. new Early Cretaceous lizard in Myanmar amber with exceptionally preserved integument. Nature 2022. https://doi.org/10.1038/s41598-022-05735-5

 

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo