¿Encontrar el centro del universo es posible?

Parece imposible determinar el centro del universo con la información que la expansión cosmológica aporta.

Tenemos un límite de visión del universo acotado por las propias leyes de la física. Consideremos que el punto central del sistema solar es el centro común de masas de todos los objetos que lo constituyen. Este punto casi coincide con el centro del sol. Así que teóricamente es posible determinar el centro de rotación, el punto con respecto al cual todo el universo se mueve. Pero, el universo que conocemos hasta ahora no tiene un centro de rotación como tal. Veamos otro enfoque, sabemos que el universo surgió tras el big bang, conocemos la expansión cosmológica y la radiación de fondo cósmico de microondas. Con esto ya tendríamos la respuesta, tan solo bastaría con medir la velocidad y la dirección de la expansión. Curiosamente si hacemos el mismo cálculo con más precisión el resultado es que el big-bang ocurrirá siempre justo arriba del observador.

Hace 500 años Nicolás Copérnico distribuyó un pequeño manuscrito que contenía el programa heliocéntrico, sin saberlo su trabajo contribuiría de forma esencial a cambiar la visión del hombre respecto a la posición en el universo.

La teoría copernicana sería una de las piedras angulares sobre las que se edificaría la revolución científica.

El programa de investigación heliocéntrico que expuso, se basó en siete axiomas o principios entre los que destacaban dos ideas totalmente fuera de la visión del hombre medieval; que el movimiento nocturno aparente de las estrellas era debido a la rotación de la tierra y que el ciclo anual del sol se producía porque nuestro planeta gira alrededor de él. Con esto Copérnico desterró la posición central de la tierra en el universo

En la actualidad con mucha más tecnología, sabemos que existen cosas más allá de lo que nuestros ojos pueden ver, de hecho hemos creado telescopios capaces de ver todo el universo observable hasta ahora. De forma simple el universo observable u horizonte cosmológico es la parte del cosmos cuya luz ha tenido tiempo de llegar hasta nosotros. 

Tenemos un límite de visión del universo acotado por las propias leyes de la física, por lo que no podemos decir que somos el centro del universo aun cuando aparentemente lo somos.

Consideremos que el punto central del sistema solar es el centro común de masas de todos los objetos que lo constituyen, este punto casi coincide con el centro del sol. Podemos escalar este concepto para la Vía Láctea el cúmulo de virgo que incluye a nuestra galaxia y a todo el universo. Así que teóricamente es posible determinar el centro de rotación, el punto con respecto al cual todo el universo se mueve.

Veamos cómo hacerlo para un objeto sencillo como con nuestro planeta, por ejemplo, si asumimos que la distribución de masa es igual en todo el volumen que ocupa, pues es muy fácil, de hecho hay una fórmula matemática muy simple para determinar el centro de una esfera perfecta, de hecho se puede intuir dónde está ese punto a simple vista, pero en el universo es muy diferente, tenemos que analizar cómo se estructura, cómo se distribuye la masa en el espacio.

Las estrellas forman galaxias, las galaxias se agrupan en cúmulos, los cuales se acomodan en una especie de filamentos galácticos distribuidos por todo el universo intercalados con zonas de vacío casi total, sin embargo, si nos alejamos un poco más y lo vemos a escala de cientos de megapársec toma una estructura como la de una esponja muy cerca de la homogeneidad, por supuesto, que con algunas zonas de flujo masivo de materia y puntos de atracción más potentes que en el resto del universo, como el gran atractor o el flujo oscuro.

No existe ningún objeto tan masivo en el universo que sepamos, al menos en el observable, que sea un atractor común es, decir que tenga una masa tan grande que sea capaz de atraer a cualquier objeto del universo pues sería difícil no notar que el resto del universo es atraído hacia una zona en particular. Veríamos la no homogeneidad del universo.

El principio cosmológico fundamental lo explica. De forma sencilla, este principio nos dice que el universo se vería exactamente igual independientemente de donde se encuentre el observador.

Si observamos desde la tierra el universo en su totalidad veríamos una esfera de 46 mil millones de años luz de radio, con el centro en el propio sistema solar. Esta esfera es precisamente el universo observable.

No tendría sentido definir ese punto como el centro del universo, tenemos que considerarlo como una pequeña parte. Y esta es la parte más interesante de este tema, no tenemos manera de saberlo, porque no podemos ver más allá al menos con la tecnología actual. Entonces, es seguro decir que el universo que conocemos hasta ahora no tiene un centro de rotación como tal.

Podemos dar un enfoque diferente. Ya sabemos que el universo surgió hace 13 mil 800 millones de años tras el evento conocido como big bang o gran explosión. Antes de eso no había tiempo ni espacio, al menos no de la forma en la que estamos acostumbrados, entonces, esa explosión tuvo que tener un origen físico, un lugar un punto en el que se originó.

Si miramos al pasado podemos apreciar los efectos de las primeras fases de desarrollo del universo.  De momento, conocemos la expansión cosmológica y la radiación de fondo cósmico de microondas. Observando estos fenómenos es posible ubicar dicho punto.  Esto nos diría que la expansión del universo es homogénea.

Con esto ya tendríamos la respuesta,  tan solo  bastaría con medir la velocidad y la dirección de la expansión, caminar sobre sus pasos hasta sus orígenes y tenemos el centro del universo.

Curiosamente si hacemos el mismo cálculo con más precisión el  resultado es que el big-bang ocurrió justo arriba del observador. Lo más interesante es que si nos movemos a cualquier otro lugar del universo, veremos que ese lugar también es el origen de la explosión. En conclusión, parece imposible determinar el centro del universo, con la información que la expansión cosmológica aporta.

 

Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=z98uHigV7j0&ab_channel=DoctorFisi%C3%B3n

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo