El carbono de los incendios está recalentando el planeta

Los incendios forestales también contribuyen al calentamiento global, según un nuevo estudio.

El año pasado fue un año récord para los incendios forestales, con devastadores incendios que causaron estragos en California, Australia y Siberia. Además de destruir hogares, plantas y animales, los incendios forestales también contribuyen al calentamiento global, según un nuevo estudio.

Investigadores de la Universidad de Tianjin han revelado cómo el ‘carbono marrón’ liberado durante los incendios forestales en el hemisferio norte está acelerando el calentamiento global en el Ártico. El estudio reveló que el carbono marrón de la quema de biomasa, incluso de los incendios forestales, era responsable de al menos el doble de calentamiento que el carbono negro de la quema de combustibles fósiles.

“El aumento de los aerosoles de carbono marrón conducirá al calentamiento global o regional, lo que aumenta la probabilidad y la frecuencia de los incendios forestales”, dijo el profesor Pingging Fu, autor principal del estudio. “El aumento de los incendios forestales emitirá más aerosoles de carbono marrón, lo que calentará aún más la tierra y, por lo tanto, hará que los incendios forestales sean más frecuentes” expresa Fu.

Su análisis reveló que el carbono marrón de la quema de biomasa, incluso de los incendios forestales, era responsable de al menos el doble de calentamiento que el carbono negro de la quema de combustibles fósiles.

Los incendios recientes han alimentado la preocupación de que las tendencias de calentamiento global y regional están conduciendo a quemas más extremas. Investigadores de la Universidad de Colorado Boulder analizaron datos de miles de incendios forestales desde 1984. Encontraron evidencia de que los eventos de incendios promedio en las regiones de los EE. UU. fueron cuatro veces más grandes, el triple de la frecuencia y más generalizados en la década de 2000 que en las dos décadas anteriores.

Los incendios más extremos también fueron más grandes, más comunes y más propensos a ocurrir junto con otros incendios extremos. “Este cambio documentado en los patrones de quema en la mayor parte del país se alinea con el cambio palpable en la dinámica del fuego notado por los medios, el público y los funcionarios de extinción de incendios”, dijeron.

El carbón marrón es un producto importante de los incendios forestales y se crea cuando se queman pastos, madera y otros materiales biológicos. Plantea graves peligros para la salud e incluso puede bloquear el sol lo suficiente como para causar diferencias de temperatura medibles en la superficie, incluso después de que las llamas se hayan extinguido.

“Para nuestra sorpresa, los análisis observacionales y las simulaciones numéricas muestran que el efecto de calentamiento de los aerosoles de carbono marrón sobre el Ártico es hasta aproximadamente el 30 por ciento del efecto del carbono negro”, dijo el profesor Fu.

Los investigadores señalan que en los últimos 50 años, el  Ártico se ha estado calentando a un ritmo tres veces mayor que el resto del planeta, y dicen que es probable que los incendios forestales sean uno de los principales impulsores.

El equipo espera que los hallazgos llamen más la atención sobre los impactos de los incendios forestales en el clima. “Nuestros hallazgos resaltan lo importante que es controlar los incendios forestales”, agregó el profesor Fu.

El estudio se produce poco después de que la investigación revelara que los incendios forestales en los EE. UU. se están volviendo más extremos como resultado del cambio climático.

Según el trabajo de la Universidad de Colorado Boulder, en promedio, los incendios forestales en EE. UU. se han vuelto cuatro veces más grandes y tres veces más frecuentes desde el año 2000. El equipo sugiere que estos grandes incendios forestales también se están extendiendo a nuevas áreas e impactando en tierras que anteriormente no estaban sujetas a quemas regulares.

Los hallazgos provienen de un informe de las Naciones Unidas que encontró que los incendios forestales globales podrían aumentar hasta en un 50 por ciento en los próximos 80 años debido al calentamiento global.

El humo de los incendios forestales que permanece en el aire puede bloquear el sol lo suficiente como para causar diferencias de temperatura medibles en la superficie, incluso después de que las llamas se hayan extinguido.

Los científicos dicen que las interacciones entre el humo y los rayos del sol pueden enfriar el aire o calentarlo; cuando los rayos se dispersan, el aire se enfría, mientras que las temperaturas aumentan cuando los rayos se absorben.

Los incendios también pueden hacer que las temperaturas bajen al transformar el paisaje y aumentar una propiedad conocida como albedo, o la medida de la luz reflejada por una superficie. Como la vegetación se destruye en los incendios, hay menos follaje para absorber la luz del sol y su calor.

Los estudios realizados en los últimos años han encontrado que el efecto de enfriamiento resultante puede persistir durante años, especialmente durante los meses de invierno.

Referencia:

Siyao Yue. et al. Brown carbon from biomass burning imposes strong circum-Arctic warming. One Earth 2022. DOI:https://doi.org/10.1016/j.oneear.2022.02.006

 

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo