Desenmascaran dos estrellas vampiro camufladas de agujero negro

En 2020 se descubrió el agujero negro más cercano a la Tierra...pero esta noticia que dio la vuelta al mundo ahora es reconocida como un error.

Ahora sabemos que aquel agujero negro más cercano a la Tierra en realidad no era un agujero negro. Para los científicos que realizaron la nueva investigación, tenía más sentido que se tratara de un sistema binario, con solo dos estrellas ubicadas en una órbita de 40 días. Pero serían estrellas vampiro. Si efectivamente hubiera un agujero negro, se esperaría que las dos estrellas tuvieran una gran separación. Sin embargo, en el escenario sin agujero negro, se esperaría que las estrellas estuvieran mucho más juntas. Este sistema al expulsar elementos, el polvo estelar podría formar no solo nuevas estrellas, sino también planetas y quizás vida.

En 2020 se descubrió el agujero negro más cercano a la Tierra. Pero una nueva investigación ha demostrado que en realidad eran dos estrellas vampiro. Esta noticia que dio la vuelta al mundo ahora es reconocida como un error.

En aquel momento, el equipo responsable argumentó que la presencia de un agujero negro era necesaria para dar sentido al movimiento de dos estrellas del sistema, sugiriendo que un agujero negro y una estrella orbitaban mutuamente mientras la segunda estrella se movía en una órbita más amplia.

Ahora los investigadores admitieron que se equivocaron y que el agujero negro no existe. Dietrich Baade, astrónomo del Observatorio Europeo del Sur (ESO) y coautor del estudio señaló que solo se había detectado una mancha de luz que contenía las características de dos estrellas.

Para llegar a esta conclusión, un nuevo equipo de investigadores analizó los datos que dieron lugar al hallazgo del 2020 y llegaron a una nueva conclusión, señalan que el sistema HR 6819, no contiene un agujero negro, sino algo conocido como estrellas vampiro.

El estudio publicado en 2020 describía HR 6819, ubicado a 1000 años luz de la Tierra, como un sistema triple, con un agujero negro, una estrella orbitando a su alrededor cada 40 días y otra estrella situada en una órbita mucho más amplia.

Sin embargo, un equipo internacional de científicos con sede en KU Leuven, en Bélgica, llegó a una conclusión distinta al analizar los mismos datos. Para ellos, tenía más sentido que se tratara de un sistema binario, con solo dos estrellas ubicadas en una órbita de 40 días. Pero serían estrellas vampiro.

"Como vimos que solo una de las estrellas giraba a gran velocidad por un objeto masivo que no veíamos, supusimos que ese objeto masivo invisible era un tercer cuerpo, un agujero negro", explicó.Dietrich Baade uno de los científicos principales de este estudio.

Este nuevo equipo decidió utilizar otros instrumentos, específicamente el GRAVITY, perteneciente al Very Large Telescope Interferometer de ESO y que utiliza la luz de varios telescopios para captar detalles mínimos de objetos muy débiles, y el Multi Unit Spectroscopic Explorer (MUSEO) del Very Large Telescope que es un instrumento capaz de cubrir un amplio rango espectral simultáneo, con un gran campo de visión, gracias al uso de óptica adaptativa. y así realizar las nuevas observaciones y comparan resultados

La combinación de estos dos instrumentos ha sido perfecta, ya que por un lado, el inmenso campo de visión de MUSE permitió comprobar que no había ninguna estrella compañera a la primera en una órbita más amplia y por otro, GRAVITY, con su gran precisión, pudo discernir la distancia a la que se encontraban ambas estrellas: apenas un tercio de la distancia entre la Tierra y el Sol. Puede parecernos un abismo aquí en la Tierra, pero lo cierto es que es una distancia muy pequeña. Con estos datos la segunda teoría cobra más sentido.

Solo quedaba saber por qué el primer equipo de científicos había concluido que existía allí un agujero negro. Según lo expresaron en un comunicado, concluyeron que debió ser porque el sistema se atrapó poco después de que “una de las estrellas hubiera succionado la atmósfera de su estrella compañera”. Así que sí, eran dos estrellas vampiro.

"Dado que la estrella despojada había perdido la mayor parte de su masa, la segunda estrella puede enrollarla con bastante facilidad, mientras que su efecto sobre la otra estrella es igualmente fácil de pasar por alto", aclaró Baade.

En resumen, ahora sabemos que aquel agujero negro más cercano a la Tierra en realidad no era un agujero negro. Si efectivamente hubiera un agujero negro, se esperaría que las dos estrellas tuvieran una gran separación. Sin embargo, en el escenario sin agujero negro, se esperaría que las estrellas estuvieran mucho más juntas. Con este nuevo hallazgo, ambos equipos se muestran emocionados porque HR 6819 es “un candidato perfecto para estudiar cómo el vampirismo afecta la evolución de las estrellas masivas y, a su vez, la formación de sus fenómenos asociados''. señala Baade. Esto incluye tanto las ondas gravitacionales como las "violentas explosiones de supernovas". Aunque los hallazgos descartan la idea de un agujero negro, los investigadores siguen siendo optimistas.

Baade concluye en su comunicado: "La emoción no estriba en las escasas posibilidades del descubrimiento, sino en que la estrella despojada revela la parte interna de la estrella. El despojamiento ha eliminado la gruesa cortina opaca de las capas exteriores, de modo que podemos observar mucho más de cerca dónde la estrella ha generado la energía que irradia y ha sintetizado nuevos elementos".

El astrónomo también indicó que, al expulsar dichos elementos, el polvo estelar podría formar no solo nuevas estrellas, sino también planetas y quizás vida.

Referencia: 

ESO. 2022. “Closest black hole” system found to contain no black hole (Press Release)

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo