Descubren una nueva galaxia muy extraña

El Observatorio Europeo Austral (ESO) captura una nueva e impresionante imagen de la galaxia Cartwheel o Rueda de Carro después de una explosión estelar.

Ubicada aproximadamente a 500 millones de años luz de la Tierra en la constelación de Sculptor, la galaxia Cartwheel es una galaxia espiral que se fusionó con una galaxia vecina más pequeña. Fue descubierta por Fritz Zwicky en 1941. Zwicky dijo que su descubrimiento era "una de las estructuras más complicadas que esperan su explicación sobre la base de la dinámica estelar".

La forma de rueda de carro de esta galaxia es el resultado de una violenta colisión galáctica que ocurrió hace alrededor de 200 millones de años. Una pequeña galaxia pasó por el corazón de una galaxia de disco grande, y esta onda de choque produjo gigantesca, que propagaba el gas circundante y el polvo de la galaxia, al igual que las ondas de agua se produce cuando se lanza una piedra a un lago.

Esta galaxia fue una galaxia similar a la Vía Láctea, antes de  la colisión. Se trata de un objeto celeste de los ejemplos más destacados de la clase de las galaxias de anillo. La formación de estrellas en los anillos, como la Galaxia Cartwheel, promueve la formación de estrellas de gran tamaño y muy brillantes.

Cuando estas estrellas masivas explotan como una supernova, que permanece en su corazón, una estrella de neutrones o un agujero negro. Algunas de estas estrellas de neutrones y agujero negro atrae la materia de las estrellas cercanas y se convierten en poderosas fuentes de rayos X.

La Rueda de Carro contiene un número inusualmente alto de estos agujeros negro fuentes de rayos X, debido a que muchas de las estrellas masivas se han formadas en el anillo de la galaxia.

Ahora, usando el New Technology Telescope (NTT) de ESO en Chile, los astrónomos fotografían la galaxia Cartwheel en diciembre de 2021, y se dieron cuenta que, escondida en lo que aparece en la imagen como la región inferior izquierda de la galaxia, una supernova ha estallado en la escena. Una supernova generalmente son estrellas muy masivas que al final de su vida terminan expulsando todo el material que estaba en su interior por medio de una onda choque y eso nos permite ver las diferentes capas que la componían.

Hay diferentes tipos de supernova que explotan de diferente forma. Las de tipo Ia son las que explotan de manera termonuclear. Básicamente son sistemas binarios, dos estrellas que orbitan juntas, en los que una de ellas, cuando es muy vieja, absorbe material de la compañera. Y hay un momento, cuando se supera un límite en el núcleo de la estrella, que ya no puede seguir apretando material y explota, todo sale esparcido al medio interestelar.

Luego hay otro tipo de supernovas que se llaman supernovas de tipo II que son estrellas muy masivas que durante su vida mantienen un equilibrio de fuerzas entre la energía que producen que es centrífuga, hacia fuera, y la gravedad que es una fuerza hacia el interior de la estrella. Cuando el combustible de su núcleo se agota, la estrella empieza a colapsar sobre su núcleo lo que produce una onda de choque que hace que la estrella explote y el resto de capas exteriores salgan despedidas al espacio.

Y esta  supernova en particular parece haber ocurrido recientemente. Los científicos pudieron comparar las nuevas imágenes con algunas tomadas en agosto de 2014 por el Explorador Espectroscópico de Unidades Múltiples (MUSE) en el Very Large Telescope (VLT) de ESO, también en Chile. Esas observaciones no muestran ningún rastro de supernova, según un comunicado de ESO.

Este evento estelar, denominado SN2021afdx, se clasifica como lo que los científicos llaman una supernova de tipo II, que presenta hidrógeno y es causada por una gran estrella que se queda sin el combustible necesario para evitar que el objeto colapse por su propia gravedad. Cuando se produce una supernova, provoca un estallido brillante que puede eclipsar a toda la galaxia anfitriona; junto con la luz, la explosión también arroja material a través del espacio.

La importancia de las supernovas, sobre todo de las de tipo Ia, es que nos permiten medir las distancias más grandes dentro del universo.

"Las supernovas son una de las razones por las que los astrónomos dicen que todos estamos hechos de polvo de estrellas: rocían el espacio circundante con elementos pesados ​​​​forjados por la estrella progenitora, que pueden terminar siendo parte de generaciones posteriores de estrellas, los planetas que las rodean y la vida que puede existen en esos planetas", dijo ESO en el comunicado.

Referencia:

ESO 2022. Something new in the sky (Press Release)

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo