Descubiertos los ancestros de los delfines en Suecia

Hace veinte millones de años, la región de la meseta suiza, o “Mittelland”, era un océano en el que nadaban los delfines.

 

Hace veinte millones de años, la región de la meseta suiza, o “Mittelland”, era un océano en el que nadaban los delfines. Investigadores del Instituto Paleontológico de la Universidad de Zúrich han descubierto ahora dos especies previamente desconocidas relacionadas con los cachalotes modernos y los delfines oceánicos, que identificaron basándose en los huesos del oído.

Los cetáceos son descendientes de un grupo de mamíferos poco definidos conocidos como condilartes. Existe un debate sobre si los primeros cetáceos (archaeocetes) son descendientes de un grupo extinto de grandes carnívoros llamados mesoníquidos o de un grupo de herbívoros ungulados (artiodáctilos). Los primeros arqueocetos eran enormes criaturas parecidas a delfines de 6 a 10 metros de largo. Basilosaurus (Zeuglodon) era un género inusual que medía hasta 34 metros de largo, pero aparentemente no dio lugar a grupos descendientes.

Hace unos 20 millones de años, a medida que el clima se volvía más y más cálido, el nivel del mar subió e inundó las zonas bajas de Europa. Suiza en ese momento era parte de un paisaje insular poblado de peces, tiburones y delfines, con mejillones y erizos de mar en el fondo del mar.

Los paleontólogos de la Universidad de Zúrich han examinado ahora alrededor de 300 fósiles de ballenas y delfines que datan de este período. Las principales colecciones de historia natural y paleontología de Suiza contienen principalmente fragmentos de dientes, vértebras y huesos del oído que se encontraron en Upper Marine Molasse, lo que indica que las fuertes corrientes arrastraron los esqueletos de los animales por el fondo del océano y esparcieron los huesos.

A efectos de investigación, los restos más interesantes son los huesos del oído interno, ya que permiten clasificar especies individuales. El problema es que este tipo de huesos se encuentran con menos frecuencia. “Sin embargo, logramos identificar dos familias de delfines previamente desconocidas en Suiza”, dice el paleontólogo Gabriel Aguirre, al resumir los resultados del estudio.

Gracias a la microtomografía computarizada, los investigadores pudieron reconstruir los órganos más blandos alrededor de los huesos duros del oído para crear modelos 3D de los oídos. “Esto nos ayudó a analizar mejor la capacidad auditiva de los delfines”, explica Aguirre. Según los datos del estudio, los animales extintos están relacionados con los cachalotes y los delfines oceánicos que viven hoy.

Sobre los cetáceos también podemos decir que estos mamíferos marinos comparten un ancestro común con los Artiodactyla, como predadores acuáticos desarrollaron extraordinarias adaptaciones evolutivas tanto a nivel fisiológico como morfológico, diferenciándose notablemente de sus predecesores terrestres o incluso de otros mamíferos marinos.

El primer cetáceo fósil, Pakicetus , se conoce desde la época del Eoceno temprano (hace 55,8 millones a 49 millones de años) en Pakistán. Recientemente ha quedado claro que los arqueocetos se diversificaron rápidamente durante el Eoceno, y se reconocen al menos cinco familias ahora extintas.

Las primeras ballenas barbadas tenían cráneos bordeados por un número reducido de dientes en el patrón arqueoceto. El techo de la boca se ensanchó entre estos bordes y dentro de las filas de dientes se ven surcos para los vasos sanguíneos que irrigan las barbas emergentes.

A mediados del Mioceno (hace unos 16 millones a 11 millones de años), había varias familias de ballenas barbadas, incluidas las ballenas francas y rorcuales. El Mioceno fue la época durante la cual comenzó la circulación oceánica moderna; se desarrollaron áreas regionales de surgencia y aumento de la productividad, lo que sentó las bases para la evolución de grandes ballenas con distribución migratoria estacional. Al mismo tiempo, las modernas ballenas dentadas comenzaron a emerger, desarrollándose en nueve familias durante este período; cuatro de ellos se han extinguido desde entonces.

Los  cachalotes estuvieron entre las primeras ballenas dentadas y estuvieron presentes durante el Mioceno Medio tan grandes y bien definidos como lo son ahora. A partir del registro fósil es evidente que la biodiversidad de cetáceos de hoy ha disminuido notablemente desde el Mioceno.

Aunque existe cierto consenso entre los taxonomistas de que Cetacea debe tratarse como un solo orden, otros creen que en realidad son dos o tres. Esto depende de la evaluación del grado de ascendencia compartida, que sigue siendo controvertida.

Es posible que ciertos protocetidos, o "pre-ballenas", pudieran haber dado lugar a ambos grupos modernos de ballenas, por lo que algunas autoridades prefieren un solo orden. Sin embargo, la ausencia de fósiles intermedios que vinculen a las ballenas barbadas con formas dentadas apoya el uso de órdenes separadas. La resolución de este problema espera el descubrimiento de fósiles relevantes.

Debe tenerse en cuenta que todas las clasificaciones son, hasta cierto punto, artificiales. Con el tiempo, una especie se fusiona con otra y algunos problemas de clasificación se vuelven más complejos a medida que mejora el registro fósil.

Referencia:

Gabriel Aguirre-Fernández. et al. First records of extinct kentriodontid and squalodelphinid dolphins from the Upper Marine Molasse (Burdigalian age) of Switzerland and a reappraisal of the Swiss cetacean fauna. PeerJ 2022. DOI: 10.7717/peerj.13251/supp-1

 

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo