Descubierto un asteroide justo antes de impactar contra la Tierra

En menos de dos horas un asteroide chocó contra la atmósfera terrestre y se desintegró.

En menos de dos horas un asteroide chocó contra la atmósfera terrestre y se desintegró. Según los reportes, el objeto ingresó a la atmósfera a 15 km/s y explotó antes de llegar a la superficie.

Astrónomos húngaros detectaron el pasado viernes 11 de marzo un nuevo asteroide: 2022 EB5, de entre dos y cuatro metros de diámetro. Según los expertos, ya es la quinta vez en la historia que una roca espacial es detectada antes de impactar en la Tierra. Este reciente evento ocurrió cerca de Jan Mayen, una remota isla noruega.

El asteroide solo se descubrió unas pocas horas antes de que finalmente se estrellara y luego se codificó como 2022 EB5”, dijo Krisztián Sárneczky uno de los astrónomos presentes en la observación.

Hasta ahora solo se conocían cuatro asteroides (2008 TC3, 2014 AA, 2018 LA y 2019 MO) que habían impactado contra la atmósfera de la Tierra poco después de ser descubiertos, tras esta repentina colisión se suma: 2022 EB5.

“Observamos este nuevo asteroide a las 20:25 h (hora peninsular española) el 11 de marzo de 2022 desde la estación Piszkéstető del Observatorio Konkoly, en Hungría”, asegura Sárneczky.

Aproximadamente una hora después se envió una alerta a otros observadores europeos, animando a vigilar el pequeño objeto antes de su entrada en la capa gaseosa de nuestro planeta. También se aportaron datos para predecir el lugar y la hora del impacto. Menos de dos horas después de que se detectara su estela desde Hungría, el asteroide 2022 EB5 chocó contra la atmósfera terrestre al suroeste de la isla de Jan Mayen, en el mar de Noruega, en una zona al norte de Islandia y al este de Groenlandia.

“Este objeto rocoso produjo una ráfaga de aire a una altura de alrededor de 20-30 km y se rompió; solo pequeños fragmentos pudieron caer al mar de Noruega”, explica el astrónomo.

Sobre la hora de impacto prevista, algunos observadores del norte de Islandia declararon haber observado un destello brillante en el horizonte. Poco después, las señales originadas por la entrada del asteroide se registraron en estaciones infrasónicas de Groenlandia y Noruega.

El 2022 EB5 ha sido uno de esos asteroides difíciles de detectar debido a su tamaño. Se estima que cientos de objetos de este tipo pasan muy cerca de la Tierra cada año, por lo que no debería sorprendernos que alguno se estrelle en la atmósfera de vez en cuando.

La ocurrencia de esta colisión de asteroides es algo repentino. Anteriormente, los investigadores nunca habían identificado este tipo de roca espacial.

Según el profesor Peter Brown de la Universidad de Ontario Occidental (Canadá), esas señales permiten estimar la energía total del evento en torno a 2 kilotones de TNT. equivale a una décima parte de la potencia de una bomba nuclear en Nagasaki. La reciente colisión del asteroide con la Tierra fue equivalente a una décima parte de esa bomba atómica.

Esto ayuda a calcular que la velocidad de entrada del asteroide fue de cerca de 18 km/s para un objeto con un diámetro de unos dos metros o a 15 km/s si tenía entre tres y cuatro metros.

Solo los asteroides cercanos de más de 140 metros de diámetro son considerados por la NASA como potencialmente peligrosos, ya que los objetos de un tamaño inferior no suelen resistir al impacto en la atmósfera, por lo que suponen riesgo para la superficie.

 

No obstante, asteroides pequeños pueden explotar en la atmósfera y causar grandes daños sin necesidad de llegar a la superficie. Un ejemplo de ello fue el famoso bólido de Cheliábinsk en Rusia, que tenía menos de 20 metros de diámetro. Su violenta explosión de 500 kilotones rompió los ventanales de los edificios y dejó casi 1.500 heridos en un radio de varios kilómetros.

Básicamente, el evento de un asteroide chocando contra la Tierra no es inusual. En realidad, mucha roca espacial entra en la Tierra, pero se quema en la atmósfera. El asteroide 2022 EB5 es uno de los pocos que logró escapar de esta capa de la atmósfera. Aun así, la caída de este asteroide no tuvo ningún impacto en la vida en la Tierra.

Los datos de momento son provisionales, pero en cualquier caso era un asteroide pequeño y no ha representado un peligro: “La atmósferade la Tierra nos protege de los asteroides de unos pocos metros de diámetro”, tranquiliza Sárneczky.

Los pesos pesados, aquellos que tienen cientos de metros, pasan raras veces más cerca que la Luna. El más esperado es Apophis, de 325 metros, que en 2029 atravesará la órbita terrestre a 31.000 km, más cerca que los satélites de comunicación geosincrónicos, y será observable a simple vista.

Referencia:

Smithsonian Astrophysical Observatory  2022. The Minor Planet Electronic Circulars contain information on unusual minor planets and routine data on comets. (Press Release)
Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo