¿De qué están hechos los anillos de Saturno?

Los anillos de Saturno lo convierten en el planeta más curioso de todos, ya que la presencia de estos anillos le confiere cierto aspecto de mayor peculiaridad cuando se lo compara con el resto de planetas del sistema.

Según recientes observaciones por parte de los científicos de la NASA, se cree que los anillos de Saturno son una serie de fragmentos rocosos y helados, pedazos de lunas, asteroides y cometas. La teoría es que estas rocas gigantes se rompieron en fragmentos bajo la fuerza de la gravedad de Saturno. El resultado es una combinación de enormes rocas del tamaño de una montaña y diminutas partículas de polvo. Muchos de los objetos más grandes en los anillos del planeta están cubiertos por una capa de polvo. Cada anillo contiene materia en órbita. Combinados, los anillos se extienden a lo largo de miles de kilómetros de espacio.

Los anillos de Saturno lo convierten en el planeta más curioso de todos, ya que su presencia le confiere cierto aspecto de mayor peculiaridad cuando se lo compara con el resto de planetas del sistema.

Contando las posiciones desde el Sol, Saturno es el sexto planeta, es uno de los gigantes gaseosos junto con Júpiter, Urano y Neptuno. Sin embargo, más allá de lo que constituye el aspecto del propio planeta, en su plano ecuatorial y separados por miles de kilómetros del planeta, encontramos una serie de anillos concéntricos que se mantienen imperturbables alrededor del planeta. Estos anillos orbitan alrededor del planeta, del mismo modo que lo haría cualquier satélite natural.

Galileo Galilei fue la primera persona en observar los anillos de Saturno en 1610, y cuando lo hizo no estaba seguro de qué eran. En aquel momento Galileo los describió como orejas, ya que parecían aparecer en lados opuestos del planeta. 45 años después, Christiaan Huygens, un astrónomo holandés, fue quien propuso correctamente que se trataban de anillos en forma de discos que rodeaban el planeta. Según la NASA, Huygens pudo observar detalles más finos que Galileo porque tenía un telescopio más potente.

A diferencia de lo que puede suceder con la Luna y la Tierra, Saturno no cuenta con un satélite en forma de cuerpo rocoso único. En realidad, los anillos de Saturno son un montón de rocas, partículas de polvo y objetos únicos que no se llegaron a unir para formar un satélite y que han encontrado perfecto equilibrio entre la fuerza de la gravedad y la fuerza centrífuga para orbitar y acompañar a este singular planeta en su traslación alrededor del Sol, lo que tiene una duración aproximada de unos 30 años terrestres.

La fuerza de la gravedad hace que las partículas tiendan a caer hacia la superficie del planeta. Pero, al mismo tiempo, la fuerza centrífuga tira de las rocas y demás partículas en dirección al espacio exterior. De este modo, aquellas partículas y rocas que se encuentran en un punto de equilibrio entre ambas fuerzas, no se desplazan ni más cerca ni más lejos del planeta. Únicamente permanecen en equilibrio alrededor de su órbita.

Antes de 1979, se creía que Saturno era el único planeta del sistema solar con anillos. Ahora sabemos que, mientras que todos los planetas atraen objetos espaciales en anillos, los anillos de Saturno son los más brillantes y se encuentran muy juntos.

Las imágenes distantes hacen que los anillos de Saturno parezcan una sólida banda de roca pero sin embargo estudios y sobrevuelos cercanos han proporcionado imágenes detalladas de la disposición de los anillos, con instantáneas precisas de algunos de los objetos únicos que orbitan Saturno.

Al observar desde la distancia, Saturno muestra siete anillos distintivos, según la NASA. Estos simplemente se nombran como las primeras siete letras del alfabeto. Este orden no corresponde a su distancia del planeta, sino al orden en que fueron descubiertos.

Los primeros tres anillos en ser descubiertos (A, B y C) son los más fáciles de detectar, debido a que son los anillos principales y brillantes del planeta, según NASA Science. Mientras tanto, el anillo D es extremadamente tenue y se encuentra más cerca del planeta. El anillo E es el anillo más grande y exterior, abarca alrededor de un millón de kilómetros y se encuentra junto a otro anillo débil, el anillo G. El anillo F de Saturno está formado por muchos anillos estrechos.

De una forma más específica y según recientes observaciones por parte de los científicos de la NASA, se cree que los anillos de Saturno son una serie de fragmentos rocosos y helados, pedazos de lunas, asteroides y cometas. La teoría es que estas rocas gigantes se rompieron en fragmentos bajo la fuerza de la gravedad de Saturno. El resultado es una combinación de enormes rocas del tamaño de una montaña y diminutas partículas de polvo. Muchos de los objetos más grandes en los anillos del planeta están cubiertos por una capa de polvo. Cada anillo contiene materia en órbita. Combinados, los anillos se extienden a lo largo de miles de kilómetros de espacio.

Los brillantes anillos de Saturno contienen fragmentos espaciales que son más jóvenes que el propio planeta. Según los datos de la misión Cassini entre Estados Unidos y Europa revelaron que los anillos podrían tener tan solo 10 millones de años y no más de 100 millones de años.

Este maravilloso cuerpo celeste, descubierto por Galileo Galilei en 1610, aún guarda mucha información que los científicos esperan ir obteniendo en el curso de sus investigaciones.

 

Fuente: https://www.livescience.com/saturns-rings

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo