Crean un sistema de alerta de explosiones de supernovas

Un ''sistema de alerta temprana'' podría advertir a los astrónomos cuando una estrella está a punto de explotar para convertirse en supernova.

Un "sistema de alerta temprana" recientemente diseñado podría ayudar a advertir a los astrónomos cuando una estrella masiva está a punto de explotar y terminar su vida en una supernova. 

Como las supernovas marcan el colapso del núcleo de una estrella para dejar atrás una estrella de neutrones o un agujero negro, tal "alerta roja" también podría advertir a los astrónomos que buscan observar el nacimiento de un remanente estelar tan exótico.

Una supernova es lo que sucede cuando una estrella ha llegado al final de su vida y explota en un brillante estallido de luz. Las supernovas pueden eclipsar brevemente a galaxias enteras e irradiar más energía que nuestro sol en toda su vida. También son la fuente principal de elementos pesados ​​en el universo. Según la NASA, las supernovas son "la mayor explosión que tiene lugar en el espacio".

Hace unos 10 millones de años, un grupo de supernovas creó la "burbuja local", una burbuja de gas con forma de cacahuete de 300 años luz de largo en el medio interestelar que rodea nuestro sistema solar.

Varias civilizaciones registraron supernovas mucho antes de que se inventara el telescopio en el siglo XVII. La supernova más antigua registrada es RCW 86, que los astrónomos chinos detectaron en el año 185 d. C. Sus registros muestran que esta "estrella invitada" permaneció en el cielo durante ocho meses, según la NASA. 

Un equipo de astrónomos de la Universidad John Moores de Liverpool y la Universidad de Montpellier determinó que las estrellas con masas entre 8 y 20 veces la del sol en la fase supergigante roja se volverían unas cien veces más débiles en luz visible justo antes de explotar. 

Este oscurecimiento se debe a que el material se acumula repentinamente y forma un "capullo previo a la explosión" alrededor de la estrella supergigante roja y bloquea su luz.

"El material denso oscurece casi por completo la estrella, haciéndola 100 veces más débil en la parte visible del espectro", dijo en un comunicado el autor principal del estudio y científico del Instituto de Investigación de Astrofísica de la Universidad John Moores de Liverpool, Benjamin Davies.

"Esto significa que el día antes de que explote la estrella, es probable que no puedas ver que estaba allí".

Anteriormente, los científicos no sabían cuánto tiempo tomaría esta acumulación de material alrededor de la estrella moribunda. Establecer una escala de tiempo para la acumulación de este capullo es clave para resolver el misterio de cómo se forma.

Las teorías que rodean esta formación de capullo se dividen en dos categorías basadas en la rapidez con la que las supergigantes rojas acumulan este material. El escenario del 'superviento' sugiere que el capullo previo a la explosión se forma como resultado de un flujo constante de material de la supergigante roja durante un período de hasta 100 años antes de la explosión de una supernova.

Una alternativa a esto es el escenario de 'explosión' en el que se construye el capullo previo a la explosión como resultado de un evento de pérdida de masa que ocurre para la estrella moribunda, lo que tomaría menos de un año.

Davies y su equipo modelaron los dos principales escenarios de construcción de capullos y simularon cómo se vería una estrella supergigante roja incrustada dentro de estos capullos previos a la explosión. El equipo encontró que ambos modelos crearon grandes cantidades de gas circunestelar ópticamente grueso, suficiente para reducir radicalmente la salida de luz de las supergigantes rojas simuladas. 

El escenario del 'superviento', sin embargo, hizo que la estrella moribunda se viera notablemente roja y débil durante muchas décadas antes de una supernova. Esto es inconsistente con las imágenes que existen de estrellas que eventualmente estallaron en explosiones de supernova alrededor de un año después porque las estrellas parecen normales en las imágenes.

Esto implica que esas estrellas aún no podrían haber construido su denso capullo previo a la explosión que bloquea la luz y sugiere que este material debe desarrollarse en menos de un año. 

Esto representa una acumulación extremadamente rápida de material que respalda el escenario de explosión y desfavorece el modelo de superviento. Los astrónomos podrían usar esta información y el oscurecimiento de una estrella para entrar en "alerta roja" y prepararse para observar una supernova dentro de un año más o menos. 

"Hasta ahora, solo hemos podido obtener observaciones detalladas de las supernovas horas después de que hayan ocurrido", dijo Davies. "Con este sistema de alerta temprana, podemos prepararnos para observar las supernovas en tiempo real, apuntar los mejores telescopios del mundo a las estrellas precursoras y ver cómo literalmente se destrozan frente a nuestros ojos".

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo