Así estudia la NASA los efectos de la microgravedad en las personas

Los miembros de la tripulación a bordo de la Estación Espacial Internacional llevaron a cabo investigaciones científicas durante la semana del 9 de mayo que incluyeron pruebas de los efectos de los vuelos espaciales sobre la audición, monitoreo del flujo sanguíneo en el cerebro y demostración de la función de un dispositivo de diagnóstico médico en microgravedad.

 

Para evaluar los posibles efectos adversos del ruido en la estación espacial y del entorno de microgravedad en la audición humana, Acoustic Diagnostics, una investigación de la Agencia Espacial Europea(ESA), prueba la audición de los miembros de la tripulación antes, durante y después del vuelo.

Si bien los síntomas de la discapacidad auditiva leve pueden ser temporales, es importante detectarlos lo antes posible antes de que conduzcan a problemas más graves. Para este proyecto, los investigadores desarrollaron un dispositivo de prueba con un poder de diagnóstico mejorado que también podría reducir la duración de las pruebas de audición.

Un dispositivo portátil que funciona en condiciones ambientales ruidosas también podría tener aplicaciones en entornos de salud ocupacional en la Tierra. Durante la semana, los miembros de la tripulación tomaron medidas para la investigación.

Por otro lado, el cerebro necesita un suministro de sangre confiable y es capaz de autorregular el flujo sanguíneo incluso cuando el corazón y los vasos sanguíneos no pueden mantener una presión arterial ideal. Cerebral Autoregulation, una investigación de la Agencia Aeroespacial de Japón (JAXA), prueba cómo la microgravedad afecta esta autorregulación, midiendo el flujo sanguíneo en el cerebro antes, durante y después de un vuelo espacial de larga duración.

Después de regresar a la Tierra, muchos astronautas experimentan aturdimiento, que puede estar relacionado con cambios en el flujo sanguíneo cerebral. Comprender estos cambios podría mejorar los esfuerzos para tratar o proporcionar contramedidas para la afección.

En la Tierra, millones de personas experimentan aturdimiento o incluso se desmayan cuando el cerebro no puede compensar una caída repentina de la presión arterial. Entender cómo mejorar la autorregulación del flujo sanguíneo en el cerebro también podría beneficiar a estas personas. Durante la semana, miembros de la tripulación realizaron pruebas para esta investigación.

Para monitorear su salud en futuras misiones de exploración del espacio profundo, los miembros de la tripulación enfrentan desafíos únicos como un espacio reducido para dispositivos médicos y la imposibilidad de devolver muestras a la Tierra para su análisis. 

La demostración rHEALTH prueba si un dispositivo comercial disponible modificado puede diagnosticar con precisión ciertas afecciones médicas en microgravedad. El dispositivo utiliza citometría de flujo, un método que utiliza láseres para clasificar e identificar células que pueden analizar el recuento de células y las características celulares; detectar microorganismos, biomarcadores y proteínas; y diagnosticar trastornos de salud como los cánceres de sangre.

Esta tecnología también podría proporcionar pruebas de diagnóstico oportunas, rentables, confiables y convenientes para los pacientes en zonas remotas de la Tierra. La tripulación trabajó en operaciones de hardware para la investigación durante la semana.

Además podemos mencionar otras investigaciones que involucran a la tripulación: para la investigación CEO, los miembros de la tripulación toman fotografías de la Tierra, registrando los cambios causados por humanos como el crecimiento urbano y la construcción de embalses, y eventos naturales como huracanes, inundaciones y erupciones volcánicas. También está la investigación XROOTS, que se basa en el uso de técnicas hidropónicas (basadas en líquido) y aeropónicas (basadas en aire) para cultivar plantas sin tierra u otros medios tradicionales. Otra de las investigaciones es Food Physiology que caracteriza los efectos de una dieta espacial mejorada sobre la función inmunitaria y el microbioma intestinal. La investigación GRASP de la ESA examina cómo nuestro sistema nervioso central integra información de distintos sentidos, como la vista y la audición, para coordinar el agarre de un objeto. La investigación Airborne Particulate Monitor (APM, por sus siglas en inglés) demuestra un instrumento para medir y cuantificar la concentración de partículas en el aire de las naves espaciales. Wireless Compose-2, es una investigación de la ESA, demuestra una infraestructura de red inalámbrica para el monitoreo de sensores y la transmisión de datos para apoyar experimentos científicos en microgravedad. y por último se encuentra ISS Ham Radio que brinda a los estudiantes, maestros, padres y otras personas la oportunidad de comunicarse con los astronautas utilizando unidades de radio HAM.

La estación espacial es un laboratorio de microgravedad robusto con diversas instalaciones y herramientas de investigación especializadas. Ha funcionado continuamente durante más de dos décadas, apoyando muchos avances científicos de investigaciones que abarcan todas las disciplinas científicas.

El laboratorio en órbita transmite beneficios para la futura exploración espacial, avanza en la investigación básica y aplicada en la Tierra, y proporciona una plataforma para una creciente presencia comercial en órbita terrestre baja.

Referencia:

NASA. 2022.  Investigaciones de la estación: Estudiando el cuerpo humano en microgravedad (Press Release)

 

 

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo