¿Se puede hacer turismo en Corea del Norte?

Las trabas administrativas y el control sobre los movimientos de los viajeros no convierten a este país precisamente en un destino popular.

¿Se puede hacer turismo en Corea del Norte?

Sí, pero los requisitos son tantos y tan exigentes que pocos lo logran. También es cierto que no son muchos los que lo intentan debido al miedo y al desconocimiento, desanimados de antemano por la mala prensa que el país asiático tiene. De hecho, el promedio anual de visitantes europeos raramente pasa de los doscientos, aparte de delegaciones oficiales e invitados especiales.  Los que superan las trabas de visados y certificados han de adaptarse a unas fechas precisas y a viajar en grupo, y la estancia y las actividades tienen que estar aprobadas previamente.

 

Todo ello debe gestionarse a través de la agencia turística oficial norcoreana –la Korea International Travel Company (KITC)–, y queda prohibida cualquier iniciativa propia que un viajero quiera proponer. Llegados al país, los grupos van acompañados por un guía oficial las veinticuatro horas del día, y esos funcionarios se turnan para velar incluso el sueño de los visitantes.

Para lograr que te incluyan en uno de estos grupos de turistas, hay que iniciar los trámites con meses de antelación. Se llega al país con vuelos desde Rusia y, principalmente, desde Pekín (el acceso desde Corea del Sur está prohibido). Una vez en Pionyang, la capital, los intinerarios son los mismos desde hace diez años, cuando aparecieron los primeros turistas. Incluyen los monumentos de Pionyang, algunas montañas emblemáticas, zonas rurales y templos budistas.  De todos modos, en los últimos tiempos, por lo menos antes de que aumentara la tensión con Estados Unidos, se percibía cierta flexibilidad y era posible visitar lugares hasta ahora excluidos de las rutas planificadas.

 

Etiquetas: culturacuriosidadespolítica

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS