¿Qué es la luna azul?

El término luna azul, que nada tiene que ver con el color en sí de nuestro satélite, no es sino la sucesión de dos lunas llenas dentro del mismo mes del calendario, algo que sucede aproximadamente cada tres años.

El término luna azul, que nada tiene que ver con el color en sí de nuestro satélite, no es sino la sucesión de dos lunas llenas dentro del mismo mes del calendario, algo que sucede aproximadamente cada tres años.

 

El hecho de que sea posible que haya dos lunas llenas en el mismo mes se debe a que el ciclo de la luna llena es cada 29,5 días aproximadamente, por lo que si la luna llena ocurre el primer día o el segundo de ese mes, hay probabilidad de que aparezca una segunda luna llena en los últimos días, lo que llamaríamos una luna azul.

 

¿La luna se ve azul? Por lo general, no. Para que la luna cobre un tono azulado ha de verse influenciada por las cenizas y el humo. Por ejemplo, en el año 1883 la explosión del volcán Krakatoa (Indonesia) provocó que las cenizas del mismo se extendieran hasta los límites de la atmósfera. Las cenizas dispersan la luz roja pero dejan pasar otros colores, de ahí que al atravesar las nubes de ceniza se viera la luna de color azul.

 

 

 

Las próximas lunas azules:

 

  • octubre de 2020

  • marzo de 2023

  • mayo de 2026

  • diciembre de 2028

  • septiembre de 2031

 

¿Cuándo apareció por primera vez el término "luna azul"?

 

La noción de luna azul apareció por primera vez por escrito en el siglo XVI, según el experto en folclore Phillip Hiscock, profesor de la Universidad Memorial en Terranova, que ha rastreado el significado de la frase a través de los siglos. "En inglés, el primer uso que tenemos es del cardenal Wolsey", el notorio consejero de Enrique VIII", dijo Hiscock. "El cardenal Wolsey escribe sobre sus enemigos intelectuales que 'te harían creer que la luna es azul'".

Aparte de la ocasional luna teñida de azul que puede ocurrir a través de una nube de ceniza volcánica, las lunas casi siempre aparecen en tonalidades entre blanco y amarillo, y por eso llamar azul a la luna era declarar un absurdo. "La frase era una especie de metáfora del absurdo o la imposibilidad", dijo Hiscock.

 

A partir de ese momento, la "luna azul" dio un giro hacia algo menos estricto, en el Londres del siglo XIX; como parte de la jerga callejera que equivalía a "mucho tiempo". Aunque probablemente estuvo en uso por un tiempo, la jerga apareció por primera vez en un libro de 1821 sobre la clase trabajadora de Londres. "Un hombre está citando a alguien en la calle de Londres diciendo: 'No te he visto esta luna azul'. "La nota dice: 'Luna azul: esto generalmente pretende implicar un largo tiempo'".


La siguiente referencia literaria llegó en 1869, cuando, en un relato autobiográfico de un sobreviviente de un naufragio, un hombre escribió sobre "ese período indefinido conocido como 'luna azul'". Siete años más tarde, la frase apareció nuevamente, esta vez sin explicación. Al hablar sobre la dieta, un personaje de un libro de 1871 admite comer "un pastel de frutas una vez cada una luna azul".

La falta de explicación "muestra claramente que, al menos en Gran Bretaña de donde provienen estas citas, esa frase pareció alcanzar popularidad a mitad de ese siglo entre los años 20 y 70", dijo Hiscock.

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

También te puede interesar:

Continúa leyendo