¿Qué es la clamidiasis?

La clamidiasis es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) curable muy frecuente provocada por la bacteria Chlamydia trachomatis. Su origen es bacteriano y puede infectar tanto a los hombres como a las mujeres.

Esta ETS es bastante común en los países desarrollados. Por lo general no causa síntomas, aunque en caso de tenerlos suelen ser: necesidad urgente de orinar, ardor al orinar, secreciones por el pene, picazón o ardor dentro del orificio por donde sale la orina o inflamación o dolor en los testículos, para los hombres; y flujo vaginal espeso y amarillento, ardor al orinar, secreciones por la uretra, manchas o sangrado fuera de la menstruación, sangrado durante o después de las relaciones sexuales, dolor durante las relaciones sexuales o dolor en el abdomen o la pelvis, para las mujeres.

 

¿Qué provoca la clamidiasis?

Si no se trata, en las mujeres puede causar daño en los órganos reproductivos y provocar dificultades en la concepción. Del mismo modo, puede provocar un embarazo ectópico (el que ocurre fuera del útero) que puede ser mortal. Los hombres rara vez tienen problemas de salud asociados a la infección por clamidia, pero puede causar dolor y fiebre y, en pocos casos, también puede provocar infertilidad.

 

¿Cómo se contagia?

Al tener relaciones sexuales anales, vaginales u orales -sin protección- con una persona que tenga esta infección. Además, las personas jóvenes sexualmente activas representan el grupo de mayor riesgo, sobre todo por factores conductuales y biológicos comunes entre los jóvenes. Por último, una mujer embarazada puede contagiar a su bebé durante el parto.

 

¿Cómo prevenir el contagio?

Podemos reducir el riesgo de contraer clamidia y otras ETS al:

  • Usar un condón cada vez que tenga sexo vaginal, oral o anal
  • No tener relaciones sexuales con alguien con clamidia, ni siquiera con condón, hasta que haya terminado el tratamiento y haya pasado 1 semana desde la última dosis de antibióticos
  • Hacerse pruebas de ETS con regularidad, especialmente si tenemos menos de 30 años y somos sexualmente activos

Recuerda que la mayoría de las personas con clamidia no muestran ningún síntoma y no saben que la tienen, por lo que sentirse "bien" no significa que nosotros o nuestra pareja no estén infectados. En caso de duda, lo mejor es hacerse la prueba. Si tienes clamidia, puedes ayudar a reducir la propagación informando a tus parejas sexuales recientes para que puedan hacerse la prueba y recibir tratamiento en caso necesario. 

¿Es muy común?

En 2017, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) informaron de alrededor de 1,7 millones de infecciones por clamidia, pero es probable que el número real sea mayor porque la clamidia se considera una infección que no suele divulgarse, es decir, que el número de casos reportados es sustancialmente menor que la incidencia real estimada.

Las mujeres en edades comprendidas entre los 15 y los 24 años tienen más probabilidades de infectarse por clamidia, según los CDC, pero cualquier persona sexualmente activa, hombre o mujer, puede infectarse. Los hombres que tienen sexo oral o anal con hombres también están en riesgo. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomiendan exámenes de detección de clamidia regulares para las personas que tienen un mayor riesgo de contraerla.

También te puede interesar:
También te puede interesar:
Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Vídeo de la semana

Continúa leyendo