¿Por qué nos altera la primavera?

¿Por qué nos altera la primavera?

Con el comienzo de la estación primaveral nos sentimos con más energías, más positivos, contentos y recordamos aquel dicho popular de “la primavera la sangre altera” con una sonrisa. Pero, ¿por qué se produce?

 

La explicación es pura química: la primavera favorece la liberación de hormonas tan conocidas como la oxitocina (hormona del amor), la dopamina (hormona del placer y la motivación), la serotonina (estado de ánimo), la noradrenalina (alivia el estrés) o las feromonas (las hormonas de la atracción). Todas ellas en su conjunto influyen en que nuestro estado de ánimo sea más ventajoso y que sintamos un mayor deseo sexual.

 

El repunte de las hormonas relacionadas con la atracción sexual gracias al aumento de la luz y de la temperatura en el ambiente, provoca cambios en la floración, la polinización y la presión atmosférica, lo que a su vez conduce a desajustes en neurotransmisores y hormonas del ser humano. El hecho de pasar más tiempo fuera de casa y llevar un vestuario más ligero son dos características que ayudan a que sintamos ese incremento en el deseo sexual.

 

De cualquier manera, a todo el mundo no le afecta de igual modo la llegada de esta estación, ya que dentro de esta faceta positiva o euforia primaveral también se encuentra la faceta más negativa o astenia primaveral, que provoca a los que la sufren tristeza, fatiga o incluso insomnio.

 

Etiquetas:

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

¿Por qué nos altera la primavera?

¿Por qué nos altera la primavera?

Con el comienzo de la estación primaveral nos sentimos con más energías, más positivos, contentos y recordamos aquel dicho popular de “la primavera la sangre altera” con una sonrisa. Pero, ¿por qué se produce?

 

La explicación es pura química: la primavera favorece la liberación de hormonas tan conocidas como la oxitocina (hormona del amor), la dopamina (hormona del placer y la motivación), la serotonina (estado de ánimo), la noradrenalina (alivia el estrés) o las feromonas (las hormonas de la atracción). Todas ellas en su conjunto influyen en que nuestro estado de ánimo sea más ventajoso y que sintamos un mayor deseo sexual.

 

El repunte de las hormonas relacionadas con la atracción sexual gracias al aumento de la luz y de la temperatura en el ambiente, provoca cambios en la floración, la polinización y la presión atmosférica, lo que a su vez conduce a desajustes en neurotransmisores y hormonas del ser humano. El hecho de pasar más tiempo fuera de casa y llevar un vestuario más ligero son dos características que ayudan a que sintamos ese incremento en el deseo sexual.

 

De cualquier manera, a todo el mundo no le afecta de igual modo la llegada de esta estación, ya que dentro de esta faceta positiva o euforia primaveral también se encuentra la faceta más negativa o astenia primaveral, que provoca a los que la sufren tristeza, fatiga o incluso insomnio.

 

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS