¿Para qué es bueno comer sandía?

A pesar de lo que pudiera parecer, la sandía es un alimento denso en nutrientes, que nos proporciona una gran cantidad de vitaminas, minerales y antioxidantes por una baja cantidad de calorías.

A pesar de lo que pudiera parecer, la sandía es un alimento denso en nutrientes, que nos proporciona una gran cantidad de vitaminas, minerales y antioxidantes por una baja cantidad de calorías. Con la llegada del verano, la sandía se convierte en un indispensable aliado gracias a su sabor dulce y a que es una de las frutas más refrescantes que existen. No en vano, está compuesta en un 92% de agua y nos beneficia en todos estos campos:

 

Prevención del asma: Los riesgos para el desarrollo de asma son más bajos en las personas que consumen una gran cantidad de ciertos nutrientes. Uno de estos nutrientes es la vitamina C, que se encuentra en muchas frutas y verduras, incluyendo la sandía.

 

Presión arterial: Los suplementos de extracto de sandía reducen la presión arterial en el tobillo, la presión arterial braquial en adultos de mediana edad con obesidad con prehipertensión o hipertensión en fase 1.

 

Cáncer: Como una fuente excelente de antioxidantes de vitamina C y de otro tipo, la sandía puede ayudar a combatir la formación de radicales libres que pueden producir cáncer.

 

Digestión y regularidad: La sandía, debido a su alto contenido de agua y fibra, ayuda a prevenir el estreñimiento y promueve la regularidad de un sistema digestivo saludable.

 

Hidratación: Al estar compuesto en un 92% de agua y lleno de electrolitos importantes, la sandía es un gran aliado para tener a mano durante los meses calurosos meses para evitar la deshidratación.

 

Dolor muscular: La sandía y el zumo de sandía han demostrado servir para reducir el dolor muscular y mejorar el tiempo de recuperación de los atletas, después del ejercicio.

 

Piel: La sandía también es ideal para la piel, ya que contiene vitamina A, un nutriente necesario para la producción de sebo que mantiene el cabello hidratado. La vitamina A también es necesaria para el crecimiento de todos los tejidos corporales, incluyendo la piel y el cabello.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Riesgos



Cantidades moderadas de sandía no presentan ningún riesgo grave para la salud. El consumo excesivo puede elevar los niveles de ciertas vitaminas en el cuerpo, lo que puede causar complicaciones.

Demasiada vitamina C, abundante en sandía, puede causar síntomas como diarrea o molestias gastrointestinales. Los alimentos que contienen licopeno, como la sandía, el pomelo o la papaya, también pueden producir estos síntomas. Estos síntomas solo se ven normalmente cuando la ingesta excesiva se debe a los suplementos, no a los alimentos.

Los niveles de potasio son otra consideración a tener en cuenta, pues demasiado podría conducir a complicaciones como la hipercalemia (potasio alto) que causa un ritmo cardíaco anormal y puede ser peligrosa. Una vez más, las complicaciones son más a menudo debido a la ingesta excesiva de suplementos. En general, la sandía se puede consumir de forma segura con poco riesgo. Lo ideal es buscar una sandía que sea firme, pesada y simétrica, sin puntos blandos ni golpes. Tocar el exterior puede darte una pista sobre la textura de la fruta en el interior. Si escuchas un golpe sordo ligero y casi hueco, indica que el agua y la fruta contenida están intactas y tienen una estructura estable. Será una sandía fantástica para saborear.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

También te puede interesar:

Continúa leyendo