¿Todo el mundo puede hacerse un tatuaje?

Hay personas que no deberían hacerse tatuajes, debido a que éstos pueden causarles  reacciones adversas en el organismo. Los tatuajes, así como los piercings, no pueden realizarse a menores de edad y están contraindicados en diabéticos, embarazadas y en personas con algún tipo de dermatosis activa, como verrugas víricas, herpes e infecciones bacterianas, según los expertos. Tampoco resultan aconsejables para los afectados de psoriasis y líquen plano, una enfermedad que causa erupciones y picazón recurrente en la piel o en la boca. Por otro lado, si se tiene tendencia a sufrir cicatrices queloides, esto es, grandes cicatrices con aspecto abultado, las ineludibles heridas causadas por el tatuaje o el piercing pueden dejar señales que resultan poco estéticas.

 

Finalmente, ciertos medicamentos son incompatibles con estos adornos corporales. Éste es el caso de la isotretinoína, que se receta para el tratamiento del acné; y de los anticoagulantes, que reducen la capacidad coagulante de la sangre y, por tanto, impiden la cicatrización de las heridas provocadas por la máquina de tatuar o por la incisión del piercing. Así pues, para evitar problemas lo mejor es consultar con el médico antes de decidirse por dibujarse o perforarse el cuerpo.

COMENTARIOS