¿Se pueden salir los ojos de las órbitas?

¿Se pueden salir los ojos de las órbitas?
Sí y a voluntad, como hace Claudio Paulo Pinto, de Belo Horizonte (Brasil), que se gana la vida exhibiendo la impresionante elasticidad de sus ojos ante los turistas que pasan por la calle. Cada globo ocular, del tamaño de una pelota de ping-pong, se aloja en una cavidad del cráneo y está rodeado por media docena de músculos que lo mueven como las cuerdas a una marioneta.

Para hacer que los ojos salgan hacia afuera, basta inyectar conscientemente aire a presión desde las fosas nasales hasta las cuencas, a través del conducto que comunica estas dos zonas anatómicas. De forma involuntaria, los ojos pueden salirse de su órbita cuando estornudamos de forma violenta, eso sí, si previamente nos hemos colocado unos palillos en los párpados para impedir que se cierren. Resta decir que este es un experimento que jamás debe hacerse, pues podemos causar daños irreversibles en nuestro sistema visual.


COMENTARIOS