¿Se puede disimular el orgasmo?

No es fácil, aunque algunas mujeres logran engañar a su compañero con una convincente representación orgásmica. Dos son los motivos más frecuentes por los que fingen el clímax: no pasar por frígidas y no transmitir al amante la sensación de que no es capaz de satisfacerlas. Detrás de esta conducta puede subyacer una disfunción sexual, como un bajo deseo erótico o una anorgasmia o incapacidad para orgasmar.

En el encuentro amoroso, existen señales eróticas femeninas difíciles de esconder o falsificar, como son el endurecimiento de los pezones, el aumento de la salivación, la lubricación de la vagina y la erección del clítoris. Pero las reacciones del orgasmo son más difusas. No obstante, se puede "pillar a la falsificadora". 

Durante el clímax, la mujer pierde el control de la musculatura. Para saber si una mujer está simulando el orgasmo basta con mirarle los pies: si gime y sus pies se mueven relajados, algo no cuadra.


Continúa leyendo

COMENTARIOS