¿Se puede conseguir el orgasmo únicamente con caricias en los pezones?

¿Se puede conseguir el orgasmo únicamente con caricias en los pezones?
Por supuesto. El mapa de nuestras zonas erógenas, o sea, los lugares del cuerpo que nos producen placer, es el fruto de una interacción entre lo fisiológico y lo psicológico.

Físicamente, un área de nuestro cuerpo se convierte en centro de placer por la cantidad de terminaciones nerviosas que tiene. No debe ser un área sensible en exceso, porque causaría dolor, pero tampoco puede estar desconectada del sistema nervioso. Hay zonas corporales que reúnen esas condiciones en muchas personas, como son las áreas genitales, pero también hay individuos que tienen la cantidad perfecta de terminaciones nerviosas en otros lugares.

Por otra parte, el ser humano puede erotizar cualquier zona de su anatomía por asociación con una experiencia placentera. No dependemos tanto de lo físico como creemos; prueba de ello es que hay quienes alcanzan el orgasmo sin estimulación táctil, simplemente usando su imaginación. La mayor evidencia de la variedad de las zonas erógenas la ofreció el informe Kinsey. Este catedrático de Biología de la Universidad de Indiana, en EE UU, recopiló datos de la vida sexual de más de 18.000 personas y publicó los resultados. En su informe reflejó la experiencia de individuos que podían llegar al orgasmo con caricias en los labios, con pequeños golpes en los dientes y hasta con suaves roces en las pestañas.

COMENTARIOS