¿Qué es la necrofilia?

Es un tipo de patología sexual que consiste en la excitación erótica causada por la contemplación, el contacto, la mutilación o la evocación mental de un cadáver.

Es un tipo de patología sexual que consiste en la excitación erótica causada por la contemplación, el contacto, la mutilación o la evocación mental de un cadáver. La necrofilia, término acuñado por el doctor Alexis Epaulard en 1901, es sádica cuando el afectado mata primero a la víctima para después violarla o sodomizarla. Algunos personajes históricos practicaron la necrofilia.

Por ejemplo, Periandro (627 a.C.), tirano de Corinto, vivió durante años con el cadáver de su esposa, Melissa; y Juana I la Loca conservó durante tres años el cuerpo sin vida de su amado Felipe I el Hermoso, tras su muerte en 1506.

El Manual DSM-V define la necrofilia, que con frecuencia se considera una atracción sexual por los cadáveres, como "otro trastorno parafílico específico, que implica un interés sexual intenso y recurrente por los cadáveres". Sin embargo, desde que la necrofilia fue documentada por primera vez en Psychopathia Sexualis de Krafft-Ebing, se han descubierto muchas variaciones en quienes se involucran en este comportamiento y, posteriormente, muchos intentos de producir una clasificación coherente.


Sorprendentemente, la necrofilia se remonta a cientos de años y se ha documentado en la mitología griega, las culturas antiguas, el período grecorromano, la Edad Media y la era moderna. La historia de la humanidad está plagada de amor a los muertos.

El historiador y geógrafo griego Heródoto, daba precisamente este consejo a los dolientes que querían que los cadáveres de sus amigos y familiares permaneciesen a salvo, seguros y castos:

“No se da a las esposas de hombres de rango para ser embalsamadas inmediatamente después de la muerte, ni tampoco a ninguna de las mujeres más hermosas y valoradas. No es hasta que han muerto tres o cuatro días que son llevados a los embalsamadores. Esto se hace para evitar que se les ofrezcan indignidades”.

 

Se sabe que los asistentes de la morgue y los trabajadores de la funeraria han sido sorprendidos agrediendo sexualmente cadáveres, y ha habido personas que han cavado tumbas para conseguir un cadáver con el que tener relaciones sexuales. Más comúnmente, hay asesinos en serie como Ed Gein, Ed Kemper, Jeffery Dahmer y Garry Ridgeway que se han aprovechado sexualmente de víctimas muertas. A pesar de todo ello, la necrofilia es aún más rara que el homicidio sexual.

De cualquier forma, se desconoce la verdadera prevalencia de la necrofilia dado que esta parafilia se lleva a cabo con mayor frecuencia en secreto, sin que la víctima pueda denunciar el hecho.


Recordemos que es una parafilia y no un trastorno mental per se. Las parafilias se convierten en trastornos mentales solo cuando "son recurrentes, intensas, ocurren durante un período de al menos seis meses y causan una angustia significativa o interfieren con áreas importantes de funcionamiento".

 


¿Cuántos tipos de necrofilia existen?


Según Rosman y Resnick, hay cuatro tipos diferentes de necrófilos: necrófilos homicidas, necrófilos "regulares", fantaseadores y pseudo-necrófilos (o asesinos pseudo-necrófilos).

Los hombres tienen mayor inclinación a ser necrófilos que las mujeres (aproximadamente un 95%).

Hay documentado un caso extremadamente raro de una mujer necrófila ue ocurrió en Estados Unidos en 2013 cuando una mujer que aparentemente estaba "obsesionada con la necrofilia" convenció a dos compañeros masculinos para que la ayudaran a matar a otros dos hombres, pues quería mantener relaciones sexuales con los dos hombres vivos encima de los dos cadáveres masculinos que habían sido asesinados.

También te puede interesar:
Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo