¿Puede afectar a la salud el e-mail?

Así parece, al menos según un estudio coordinado por Karen Renaud, del Departamento de Ciencias Computacionales de la Universidad de Glasgow, en Escocia. En su informe, publicado en International Journal of Human-Computer Interaction, se señala que el 34% de los trabajadores que utilizan profesionalmente el correo electrónico sufren altos niveles de estrés asociado al uso de esta herramienta.

Según Renaud, estas personas se sienten presionadas por los numerosos mensajes que reciben y la obligación de responder a muchos de ellos, lo que puede causar problemas de salud y afectar a la productividad. Un informe realizado por la firma especializada en servicios de correo electrónico Clear Context revela que el 38% de los usuarios recibe más de 100 e-mails diarios. "Uno de los principales problemas es que esta avalancha interrumpe la concentración, por lo que los afectados, especialmente científicos, escritores, arquitectos y periodistas, se sienten cansados y frustrados", indica Renaud.

COMENTARIOS