¿Por qué se dice que las mujeres no son competitivas?

Hasta hace una década, las investigaciones coincidían en que ellas estaban menos motivadas para alcanzar logros que ellos. Exponente de esta postura, la psicóloga de Harvard Carol Gilligan hacía la siguiente distinción: mientras que los hombres entienden la moralidad como un asunto de justicia, no de compasión, las mujeres juzgan las cuestiones éticas por el rasero de cuidar a otras personas, de no herir a nadie. Desde el punto de vista femenino, ganar haría daño a los demás y atraería odios hacia una misma. Pero hoy en día, las tornas han cambiado: las encuestas sobre competitividad arrojan resultados parejos para los dos géneros.

 

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS