¿Por qué no nos caemos de cabeza mientras dormimos?

Cuando dormimos, el cerebro no se desconecta completamente del exterior, sino que mantiene activos, más o menos ralentizados, numerosos circuitos neuronales, incluidos los sistemas sensoriales. Es un mecanismo de seguridad que se ha conservado a lo largo de la evolución. De no ser así, no nos despertaríamos ante un estruendo o una agresión física.

Desde pequeños, aprendemos a dormir dentro de un espacio reducido, no sin antes haber experimentado más de un accidente: ¿quién no se ha caído de la cama alguna vez en la infancia? Incluso cuando nos echamos en una cama diferente a la habitual, el cerebro "memoriza" rápidamente sus dimensiones.

Continúa leyendo