¿Por qué los iglúes no se derriten?

¿Por qué los iglúes no se derriten?
Los iglúes son unas estructuras sólidas fabricadas con grandes bloques de hielo que permiten a los esquimales permanecer en su interior e incluso calentarse sin peligro de que se derritan. La clave está en la diferencia de temperaturas dentro y fuera del iglú, donde los vientos polares soplan a 50 grados bajo cero, y en las distintas capacidades que poseen el aire y la nieve para almacenar el calor.

Hay que tener presente que el aire es un pésimo acumulador de calor: basta el calor corporal del esquimal para que se caldee el ambiente, pero el aire caliente se enfría nada más tocar las paredes de hielo. Éste, por el contrario, necesita un gran aporte de energía calorífica para derretirse, algo que no se consigue gracias a las gélidas temperaturas que reinan en el exterior. Es por ello por lo que las paredes del iglú sólo empiezan a sudar durante la época estival, cuando la temperatura ambiente alcanza los 20 ºC.


Continúa leyendo

COMENTARIOS